elnuevodiario.com.ni
  •   Bogotá, Colombia  |
  •  |
  •  |
  • EFE

La guerrilla colombiana Ejército de Liberación Nacional (ELN) dijo este miércoles que son mínimos los avances en el diálogo exploratorio con el gobierno colombiano para poner fin al conflicto armado, aunque mantiene su voluntad de negociar.

"Sobre los diálogos que hay entre el gobierno y el ELN los avances son muy mínimos", dijo en una entrevista publicada en la página de la guerrilla (www.eln-voces.com) Gustavo Aníbal Giraldo, "Comandante Pablo", un miembro de la organización que en 2009 se fugó de una prisión en el este de Colombia.

La principal guerrilla del país, las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), entablaron negociaciones con el gobierno a fines de 2012.

En junio el presidente, Juan Manuel Santos, anunció un preacuerdo para emprender un diálogo de paz con el ELN, sin que se reportaran avances posteriores.

"El ELN no está dispuesto a (dialogar en) la forma en la que lo quiere el gobierno y la oligarquía colombiana, que es un sometimiento, no una negociación", dijo el guerrillero.

El "Comandante Pablo" aparece en el video sentado en una silla de plástico en un paisaje rural mientras es entrevistado por dos milicianos con el rostro cubierto por un pañuelo rojo y negro, colores que identifican al grupo.

Esta semana Santos dijo que su gobierno mantendrá total discreción sobre las negociaciones con el ELN, la segunda mayor guerrilla del país, con cerca de 2.500 combatientes, según cifras oficiales.

"Si el día de mañana tenemos algo que informarle al país por supuesto que seremos los primeros, como lo hicimos con las FARC, de informar algún proceso con el ELN, mientras tanto, confidencialidad absoluta", enfatizó.

El fin de semana, León Valencia, un ex guerrillero del ELN que ahora dirige un centro de estudio del conflicto en Colombia, reportó que el gobierno había promovido hace dos meses una reunión en Cuba de las FARC y el ELN, con el objetivo de impulsar las negociaciones.

Colombia sufre desde hace 50 años un conflicto armado en el que han participado varias guerrillas de izquierda, paramilitares de derecha, agentes del Estado y bandas criminales, que deja unos 220.000 muertos y más de 5,3 millones de desplazados, según cifras oficiales.