elnuevodiario.com.ni
  •   Hong Kong  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Los enfrentamientos entre la policía y los manifestantes pro democracia se repitieron de nuevo en la madrugada de hoy en Hong Kong, un día después de que la publicación de un vídeo en el que seis policías golpean a un manifestante generara indignación popular y diera un nuevo impulso al movimiento.

Pasada la medianoche (16:00 GMT del miércoles), la Policía arrestó a una persona cuando unos 300 participantes del movimiento Occupy trataron de cortar de nuevo una de las calles que da acceso al parlamento y las oficinas del jefe de gobierno de Hong Kong, lugar donde el miércoles hubo los enfrentamientos más violentos entre policía y manifestantes desde que la protesta arrancó, el pasado 28 de septiembre.

Manifestantes y agentes volvieron a enfrentarse pasadas las 02:00 (18:00 GMT del miércoles) en el distrito de Admiralty, el corazón de las protestas, donde los agentes emplearon aerosoles con gas pimienta para dispersar a la multitud que bloqueaba su paso hacia las dependencias del gobierno.

En este segundo enfrentamiento de la noche, un joven resultó detenido.

El enfado de los manifestantes quedó patente a primera hora de la noche, cuando unas dos mil personas, según los convocantes, se concentraron en una plaza del distrito de Admiralty, desde donde se vienen dirigiendo las protestas, para mostrar su indignación por la actuación policial de la madrugada del miércoles que ha ocasionado una ola de críticas desde dentro y fuera de la ciudad.

Joshua Wong, el joven (18 años recién cumplidos) líder de la organización estudiantil Scholarism, una de las tres agrupaciones que lidera el movimiento, recordó a los concentrados que siempre había llamado a los manifestantes a no dirigir sus protestas contra la policía, "porque sólo están haciendo su trabajo", pero afirmó que "a partir de ahora no voy a decir eso nunca más".

Cerca de medio millar de personas trasladaron sus quejas a las puertas de las oficinas de la policía de Hong Kong, en el distrito de Wan Chai, tras las imágenes recogidas por una televisión local en la que se ve a media decena de policías golpeando a un manifestante tendido en el suelo y con las manos atadas.

Tras la tensa jornada vivida ayer, Raymond Tam, secretario de Hong Kong para Asuntos Constitucionales y la Zona Continental, dijo que el gobierno local había nombrado a un intermediario para tratar de organizar un diálogo entre los funcionarios del gobierno y la Federación de Estudiantes de Hong Kong.

Desde la organización estudiantil, su secretario general, Alex Chow dijo que el grupo aún no había sido contactado pero que seguían abiertos al diálogo con las autoridades.

En Mong Kok, donde unas 200 personas se concentraron ayer en protesta por la actuación policial, un grupo de manifestantes se afanó en construir barricadas de andamios de hasta diez metros de altura, que posteriormente retiraron por temor a que incitara a las autoridades a retirarlas y abrir el paso en la calle.

El cuerpo a cuerpo entre policías y manifestantes ha marcado una escalada de las tensiones que se vive en la ciudad con las manifestaciones, que tienen paralizadas numerosas calles de Hong Kong desde hace casi tres semanas.