•   Naciones Unidas  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, condenó hoy la muerte de tres cascos azules etíopes en un ataque en el estado sudanés del Norte de Darfur.

Dos de ellos fallecieron durante el asalto, que se produjo mientras vigilaban un pozo de agua, mientras que un tercero resultó herido y falleció posteriormente como consecuencia de los daños, según la ONU.

Ban, en un comunicado de su portavoz, subrayó que los ataques contra "cascos azules" son "inaceptables y constituyen una seria violación de la ley internacional".

El diplomático coreano trasladó además sus condolencias a las familias de los fallecidos y al Gobierno de Etiopía.

El ataque se produjo cerca de la localidad de Kurma, 50 kilómetros al oeste de la ciudad de Al Fashr, capital del estado sudanés del Norte de Darfur.

Según dijo a Efe un responsable de la misión conjunta de Naciones Unidas y la Unión Africana en Darfur (UNAMID), los agresores se hicieron con un vehículo de los cascos azules que llevaba material militar.

La fuente añadió que los atacantes llegaron al lugar por sorpresa a bordo de tres coches, portaban armas pesadas e hirieron a varias personas.

El conflicto de Darfur se inició cuando dos grupos insurgentes se alzaron en armas a comienzos de 2003 contra el régimen de Jartum en protesta por la pobreza y la marginación que sufrían los habitantes de esta región.

La guerra ha causado al menos 300.000 muertos y ha obligado a 2.700.000 personas a abandonar sus comunidades de origen, según datos de la ONU.