elnuevodiario.com.ni
  •   Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, anunció hoy que estudia la posibilidad de nombrar a una persona para que lidere la respuesta ante el ébola en la nación (un "zar" contra la enfermedad), al tiempo que descartó de momento vetar los viajes desde los países afectados de África Occidental.

"No tengo ninguna objeción filosófica a la prohibición de los vuelos si ello sirviera para garantizar la seguridad de los estadounidenses, pero lo que me dicen los expertos es que esa acción sería menos efectiva que las medidas que estamos tomando -control de la temperatura de los viajeros en los aeropuertos-", dijo Obama a los periodistas en la Casa Blanca tras reunirse con sus asesores.

Los congresistas republicanos piden al presidente que suspenda temporalmente los vuelos con origen en los países más afectados por la enfermedad ante la alarma social que ha suscitado en Estados Unidos el contagio de dos de las enfermeras que atendieron al paciente liberiano fallecido en Texas, Thomas Eric Duncan.

"Si recibiera otras respuestas de los expertos -recomendaciones sobre vetar los vuelos-, no dudaríamos en hacer lo que fuera necesario para evitar un brote aquí", señaló Obama, para insistir en que por el momento se considera que esa medida sería contraproducente.

"Si prohibimos los viajes, es posible que algunas personas tiendan a esconder información para poder venir a Estados Unidos", explicó.

Obama, que ha cancelado sus desplazamientos fuera de la capital en los últimos días para centrarse en la respuesta ante el ébola, estudia ahora nombrar a una persona, un "zar", que lidere la estrategia federal, ya que miembros del equipo actual se encargan también de otras crisis prioritarias, como la lucha contra el Estado Islámico (EI) en Irak y Siria.

El equipo más cercano del presidente en esta crisis, con el que se reunió antes de su comparecencia esta tarde, lo integran su secretaria de Salud, Sylvia Burwell, el director de los Centros de Control de Prevención y Enfermedades (CDC), Tom Frieden, y las asesoras en Seguridad Nacional Susan Rice y Lisa Monaco.

"Quizás sea apropiado nombrar a una persona adicional", dijo Obama.

Preguntado por un periodista sobre cuándo se haría este nombramiento y quién podría ocupar el cargo, Obama se limitó a responder: "si nombro a alguien os informaré".

El presidente dijo comprender "el miedo y la preocupación" que genera una enfermedad como el ébola pero se esforzó en subrayar que lo más efectivo para proteger a los estadounidenses es contener la epidemia en su "origen", es decir, en los países de África Occidental.

"Si seguimos dando los pasos apropiados, controlaremos la situación aquí (en EE.UU.), en África sin embargo es más difícil y tardaremos varios meses en ver el progreso que queremos ver", dijo.

Obama recalcó que el riesgo de que un ciudadano común se contagie de la enfermedad en Estados Unidos es "extraordinariamente bajo", pero sí admitió que su Gobierno debe conseguir que los trabajadores sanitarios se sientan seguros en su trabajo y estén preparados para tratar el ébola sin riesgos.

La epidemia, que azota sobre todo a Liberia, Sierra Leona y Guinea Conakry, ha causado ya 4.447 muertos e infectado a 8.914 personas, según los últimos datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS).