•   Honduras  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Las primeras damas de los países del Sistema de Integración Centroamericana, SICA, acordaron ayer en Honduras aplicar “tolerancia cero a las relaciones abusivas y desiguales con adolescentes”, lo que genera una alta incidencia en la región de embarazos no deseados.

Además, se debe prestar “especial atención a las menores de 15 años y seguir avanzando en la eliminación del matrimonio infantil”, indicaron las primeras damas en la “Declaración de Honduras”, suscrita al término de la I Cumbre Alianza para la Prevención del Embarazo en la Adolescencia, que se celebró en Tegucigalpa.

Las primeras damas también se comprometieron a “apoyar la aplicación de estrategias de promoción de la salud integral y prevención del embarazo en adolescentes, con incorporación de la familia, la escuela y la comunidad”.

La iniciativa se orienta, además, a que se “tome en cuenta el desarrollo integral de las y los adolescentes”.

La primera dama de Honduras y anfitriona del evento, Ana García, resaltó que “los embarazos no planificados durante la adolescencia, además de poner en riesgo la vida de la joven, hacen que ellas abandonen sus estudios, impidiendo que realicen sus proyectos de vida y que contribuyan al desarrollo en sus países”.

“Hay miles de niñas adolescentes que padecen graves situaciones de discriminación y exclusión y se ven impedidas de ejercer sus derechos y plasmar su verdadero potencial”, agregó.

CONSECUENCIAS NOCIVAS

La esposa del presidente hondureño Juan Orlando Hernández, destacó además que las adolescentes al salir embarazadas “son vulnerables a situaciones de violencia sexual y coacción, y están sujetas a prácticas nocivas”.

“Las consecuencias del embarazo en la adolescencia perduran a lo largo de toda la vida de la joven y se transmiten a sus hijos y a las sucesivas generaciones”, dijo la primera dama hondureña.

García comentó que cuando las niñas o adolescentes están dotadas de las necesarias aptitudes y disponen de las debidas oportunidades, pueden efectuar inversiones, primero en ellas mismas y después en sus familias y comunidades.

En la cumbre se recordó que las adolescentes de 15 a 19 años tienen el doble de probabilidades de morir durante el embarazo y el parto, y que las adolescentes menores de 15 años de edad tienen cinco veces más probabilidades de morir durante el embarazo y alumbramiento.

La primera dama de Belice, Kim Simplis Barrow, expresó que “es inaceptable que nuestras adolescentes estén expuestas a un embarazo precoz”.

La primera dama de Costa Rica, Mercedes Peñas Domingo, lamentó que en su país la mayoría de los padres de los hijos de adolescentes embarazadas sean hombres mayores, y señaló que eso no se puede seguir tolerando.

Las primeras damas de Nicaragua, Rosario Murillo; de Guatemala, Elizabeth Quiroa Cuéllar, y de El Salvador, Elvia Menjívar Escalante, delegaron representación en funcionarios del sector Salud de sus países, mientras que la de República Dominicana, Cándida Montilla de Medina, en la misión diplomática en Tegucigalpa.

 

"Adolescentes son un grupo vulnerable, desinformado, no saben del peligro de enfermedades por transmisión sexual y otros problemas por embarazarse a corta edad".

Lorena Castillo de Varela, Primera dama de Panamá.