elnuevodiario.com.ni
  •   Tegucigalpa, Honduras  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El paradero de una enfermera estadounidense que tuvo contacto con un enfermo de ébola que murió en Estados Unidos a inicios de octubre y viajó a Honduras en un crucero es incierto por las versiones oficiales contradictorias.

El director de vigilancia de la salud en Honduras, Bredy Lara, aseguró este viernes en una rueda de prensa que la trabajadora sanitaria "sí se bajó, estuvo en tierra" en la isla de Roatán, en el Caribe hondureño, a donde llegó el miércoles pasado junto a su esposo a bordo de un crucero de la empresa Carnival.

Destacó que hasta ahora la mujer, que no identificó "no presenta ningún síntoma ni signo de la enfermedad", de acuerdo a la información que ha proporcionado tanto la naviera como el Centro de Control de Enfermedades de Atlanta.

Pero la ministra hondureña de Salud, Yolani Batres, dijo este mismo viernes en El Salvador que la trabajadora sanitaria "no se bajó del crucero" en Roatán y aseguró que fue devuelta junto a su esposo a Estados Unidos para entrar en cuarentena.

A los dos estadounidenses "se los llevaron vía aérea" desde la isla de Roatán a Estados Unidos y ahora "están en un hospital de Dallas", afirmó Batres en rueda de prensa en San Salvador.

Sin embargo, la empresa Carnival confirmó hoy mismo que la trabajadora sanitaria sigue a bordo del crucero y que voluntariamente se ha aislado del resto de los pasajeros pese a que no muestra síntomas de la enfermedad.

El Departamento de Estado de EE.UU. también aseguró que el crucero, al que se le negó el atraque en Belice y México, está en camino a Texas con ambos estadounidenses a bordo y se espera que llegue a su destino el próximo domingo.

La portavoz adjunta del Departamento de Estado, Marie Harf, dijo en una rueda de prensa que las autoridades estadounidenses trataron de desembarcar a ambos pasajeros en Belice para poder evacuarlos más rápidamente a EE.UU., sin embargo el Gobierno de ese país no lo permitió, por lo que "ahora están en el barco de regreso" a Texas, puerto de destino del crucero.

La mujer trabaja como técnico de laboratorio en el hospital de Dallas donde el 8 de octubre falleció un liberiano enfermo de ébola y de un acompañante, que igualmente fue aislado, según el Departamento de Estado.

"Hay una gran cantidad de desinformación y mucho temor acerca de esta enfermedad, gran parte de ella no basada en hechos reales", agregó Harf en su explicación.

La situación se ha producido después de que los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC) detectaran que la técnica de laboratorio, que manejó muestras de orina de Dunca Eric Thomas, el liberiano fallecido de ébola en el hospital de Dallas, estaba a bordo del barco.