•   Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El presidente estadounidense, Barack Obama, instó ayer a no “ceder ante la histeria o el miedo” frente a la creciente crisis del ébola, mientras la ONU consideró “alentadora” la respuesta a su petición de fondos.

“Es una enfermedad seria, pero no podemos ceder ante la histeria o el miedo, porque eso solo hace que sea más difícil para la gente conseguir la información exacta que necesita”, dijo Obama en su alocución semanal.

Estados Unidos, donde un hombre liberiano murió con ébola el 8 de octubre, y dos enfermeras que lo trataron se contagiaron, no enfrenta un “brote” o “epidemia”, subrayó Obama.

Sin embargo, los temores se hicieron patentes en una escuela de Maine (noreste de EE.UU.), cuando una maestra que acudió a una conferencia en Dallas (Texas) --donde murió el paciente liberiano-- fue obligada a tomarse 21 días de licencia, pese a que no hay evidencias de que la mujer haya estado en contacto con personas expuestas al ébola.

El ébola ha matado más de 4,500 personas, principalmente en Guinea, Liberia y Sierra Leona (oeste de África), según la Organización Mundial de la Salud.

“FRENAR LA PSICOSIS”

Obama también designó un coordinador de las acciones de Washington para contener el ébola e intentar frenar la psicosis que empieza a reinar en países occidentales.

Más casos “aislados” en el país son posibles, “pero sabemos cómo librar esta batalla”, dijo el mandatario estadounidense, cuyo llamado fue realizado un día después de que el Banco Mundial advirtiera que se está perdiendo la batalla contra el mortal virus.

FONDO VA CRECIENDO

El pedido de Naciones Unidas de recaudar US$1,000 millones para luchar contra la epidemia todavía está lejos de ese monto, pero un portavoz de la organización dijo a la AFP que se reciben fondos a diario.

De los US$998 millones solicitados hace un mes, la ONU dijo ayer que recibió US$385.9 millones de parte de algunos gobiernos y agencias, con una promesa de entregar US$225.8 millones más.

SIGUEN CRÍTICAS

El presidente del Banco Mundial, Jim Yong Kim, criticó la falta de apoyo internacional. “Ciertos países están preocupados solo de sus fronteras”, dijo en París.

Mientras tanto, según el diario cubano (oficialista) Granma, el líder cubano Fidel Castro ofreció ayer cooperación a Estados Unidos en la lucha contra el ébola, para evitar que la epidemia se expanda en el continente.

“Gustosamente cooperaremos con el personal norteame-ricano en esa tarea”, escribió Castro. Cuba ya envió 165 médicos y enfermeros a África el pasado 1 de octubre, a los que se sumarán otros en los próximos días.

Francia empezó ayer sábado a controlar la temperatura de pasajeros procedentes de un país africano afectado por el ébola, como ya hacen otros países como Gran Bretaña, Canadá y Estados Unidos, pese a que los expertos duden de este mecanismo.

Por su parte, México, puerta de entrada a Latinoamérica desde Estados Unidos, que está intentando levantar una barrera sanitaria contra el ébola en su frontera norte, revisa minuciosamente a emigrantes deportados.

En tanto, en España, donde se registró el primer contagio de ébola fuera de África, la salud de la única persona contagiada ha mejorado once días después de su hospitalización el 6 de octubre. El resto de casos observados han dado negativo por el momento.