•   Brasilia  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Una encuesta divulgada el lunes en Brasil para el balotaje del domingo marca un empate técnico entre la presidenta Dilma Rousseff, con 45.5% de la intención de voto, y el socialdemócrata Aecio Neves, con 44.5%.

Según este sondeo de la consultora MDA, a seis días de la segunda vuelta presidencial, los votos blancos y anulados serían 5.7% y no supieron o no quisieron responder 4.3%.

Si se toman en cuenta solo los votos válidos (descontando los blancos y nulos), Rousseff obtiene un 50.5%, contra 49.5% de Neves.

El resultado es considerado un empate técnico entre ambos, ya que está dentro del margen de error, fijado en +/-2.2 puntos porcentuales, aunque a diferencia de la última encuesta, esta vez la leve ventaja es para la mandataria izquierdista.

Votantes fieles

Las encuestas divulgadas al final de la semana pasada marcaban una ligera ventaja para Neves (del Partido de la Socialdemocracia Brasileña, PSDB) con 51% de los votos válidos contra 49% de Rousseff (Partido de los Trabajadores, PT).

Interrogados sobre quién creen que ganará las elecciones, 46.7% dijo que sería el exsenador y exgobernador del estado de Minas Gerais (sureste), de 54 años. Un 42.5% piensa que la victoria será de la exguerrillera y delfina del expresidente Luiz Inacio Lula da Silva (2003-2011), de 66 años.

Disputa voto a voto

Los votantes de Rousseff parecen más fieles: 38.1% dijeron que ella sería la única por la que votarían, contra 34.4% que indicaron lo mismo de Neves. El voto de rechazo (o sea, que no votaría a ese candidato) es muy alto para los dos: 40.7% en el caso de la mandataria y 41% para el opositor. La encuesta MDA, encomendada por la Confederación Nacional del Transporte (CNT), fue realizada el fin de semana -18 y 19 de octubre-, con 2,002 entrevistas en 137 municipios del país.

El candidato del PSDB y la actual gobernante disputan voto a voto el balotaje del próximo domingo con 148.2 millones de brasileños convocados.

Neves, que previo a la primera vuelta llegó a tener apenas 11% de la intención de voto, resurgió en las elecciones del 5 de octubre, conquistando el segundo lugar con 33.55% de los votos, mientras que Rousseff acabó primera con 41.59% de los sufragios.