•   Ciudad del Vaticano  |
  •  |
  •  |
  • AFP

La Santa Sede pidió el lunes a la comunidad internacional que actúe para “prevenir posibles y nuevos genocidios” en Medio Oriente y que enfrente a las “fuentes que apoyan las actividades terroristas” del grupo Estado Islámico (EI).

El papa Francisco, ante 79 cardenales del mundo entero reunidos en consistorio y siete patriarcas de Medio Oriente, hizo un llamado a “una respuesta adecuada” para hacer frente a “un fenómeno de terrorismo de una magnitud a primera vista inimaginable”.

“Nosotros no podemos resignarnos a pensar en un Medio Oriente sin los cristianos”, insistió el sumo pontífice argentino al comenzar el cónclave.

Soluciones negociadas

Durante una prolongada intervención, el cardenal secretario de Estado Pietro Parolin pidió a la comunidad internacional que actúe “para prevenir nuevos y posibles genocidios”. Con esa finalidad, hay que involucrar “directamente a los Estados de la región” en soluciones negociadas y “prestar atención a las fuentes” que apoyan las actividades terroristas del EI “a través de un apoyo político claro, del comercio ilegal del petróleo, del suministro de armas y de tecnología”. “La comunidad internacional no debe cerrar los ojos ante el tráfico de armas”, insistió.

“Es lícito detener al agresor injusto, pero en el respeto del derecho internacional”, reiteró el número dos del Vaticano, agregando que la respuesta no podía ser “únicamente militar”, sino que también debía hacer frente a las causas profundas “explotadas por la ideología fundamentalista”.