•   Berlín/Fráncfort  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Los pilotos de Lufthansa lanzaron hoy un ultimátum a la compañía aérea alemana para que presente una nueva oferta antes de medianoche, cuando termina la huelga que iniciaron ayer.

Asimismo el sindicato de los pilotos Vereinigung Cockpit (VC) ha amenazado con nuevas huelgas, como lo hizo el lunes el sindicato de los maquinistas GDL, que dio a la compañía una semana para presentar una nueva oferta.

"Si Lufthansa no se mueve, no descartamos más huelgas esta semana", dijo el portavoz de VC, Markus Wahl.

En varios Estados federados de Alemania comenzaron ayer las vacaciones escolares de otoño y en otros terminaron, por lo que las huelgas afectan especialmente a familias que iniciaron las vacaciones o a los que regresaron.

El Gobierno alemán quiere presentar en noviembre un proyecto de ley para frenar la capacidad de estos sindicatos pequeños, que negocian sus convenios colectivos por separado, de convocar huelgas y para armonizar las negociaciones de los convenios colectivos.

No se han producido situaciones de caos en Alemania como consecuencia de las huelgas de los pilotos de Lufthansa y de los maquinistas de Deutsche Bahn porque los pasajeros estaban avisados y los alemanes buscaron alternativas de transporte.

Hasta ahora Lufthansa ha fracasado en su intento de frenar jurídicamente las huelgas los pilotos.

La Audiencia de Trabajo del Estado federado de Hesse rechazó la pasada noche una demanda de urgencia contra el sindicato de pilotos VC presentada por la compañía aérea alemana.

Los pilotos de Lufthansa iniciaron ayer a las 11:00 horas GMT una huelga de 35 horas, que primero afectó a los vuelos de corto y medio recorrido y que hoy se amplió a los vuelos de larga distancia, más de 3,000 kilómetros.

Lufthansa ha cancelado más de 1,500 vuelos, entre ellos numerosas conexiones aéreas a Asia y EEUU, como consecuencia de esta acción de protesta de los pilotos, la octava desde abril, que afectará a más de 150,000 pasajeros.

Lufthansa ha asegurado unos 700 vuelos con la ayuda de pilotos voluntarios y otras aerolíneas como CityLine, que no está afectada por la huelga.