elnuevodiario.com.ni
  •   Tegucigalpa, Honduras  |
  •  |
  •  |
  • ACAN-EFE

Las siamesas hondureñas Samatha y Johana, que nacieron el día 10 en el norte de Honduras y que compartían el corazón y el hígado, murieron hoy tras agravarse una deficiencia cardíaca que sufrían, informó uno de los médicos que les trataba.

El jefe de la Sala de Neonatología del Hospital Mario Catarino Rivas, Samuel Santos, explicó a periodistas que las bebes murieron esta madrugada debido a una "insuficiencia cardíaca".

El corazón que compartían las niñas "no pudo sostener la carga del proceso metabólico (de ambas menores), lo que provocó el paro (cardíaco)", explicó el especialista.

Samatha y Johana nacieron unidas por el tórax el día 10 en la sala de partos del Hospital Mario Catarino Rivas de San Pedro Sula, norte de Honduras, luego de una operación de cesárea practicada a Johana Anariba, una joven mujer de escasos recursos.

Anariba, de 23 años, y su esposo, Alex Ortega, de 27 años, son originarios del departamento central de Comayagua, donde se dedican al cultivo de café.

Hace unos días, los médicos que atendieron a las bebés manifestaron que ellas no podían ser separadas por compartir órganos vitales.

Este el sexto caso de siamesas que nacen en Honduras desde 2010.


En septiembre pasado nacieron dos niñas unidas también por el tórax y murieron 24 días después de haber nacido tras agravarse una deficiencia cardíaca que sufrían.