•   CARACAS  |
  •  |
  •  |
  • AP

El presidente Hugo Chávez ganó 17 de 22 gobernaciones, pero la pérdida de cuatro de los mayores estados del país y un cuadro económico adverso por el desplome del petróleo enturbia sus posibilidades de lograr una reforma que le garantice la reelección indefinida

Los resultados de los comicios regionales de la víspera le abrieron el paso a una oposición que resurgió fortalecida luego de largos cuatro años en los que debió de sobrevivir sin presencia en el congreso, y solo con las gobernaciones del Zulia y Nueva Esparta.

Para el director de la encuestadora Datanálisis, Luis Vicente León, la conquista de la oposición de los cinco de los mayores estados y la capital "complica" que Chávez pueda convocar en lo inmediato una reforma constitucional para lograr la reelección indefinida. Señaló que lo obliga a "establecer una nueva estrategia de reconquista antes de poder poner de nuevo la propuesta sobre la mesa".

León dijo a la AP que para Chávez era vital recuperar la imagen de político imbatible y fuerte, ya que eso le permitiría crear la percepción de que tiene "gran fuerza en todo el país" y catapultar su propuesta de reelección indefinida, que fue rechazada en el referendo del 2007.

Sostuvo que en la medida en que Chávez alarga el proceso para introducir la reelección indefinida, todo se hace "muy cuesta arriba", especialmente en un contexto de crisis económica mundial y caída de los precios del petróleo, la principal fuente de ingresos del país, lo cual reduce el margen de maniobra económica del gobierno.

José Vicente Carrasquero, profesor de ciencias políticas de la Universidad Simón Bolívar, expresó que a este escenario se suma el hecho de que ahora hay una oposición más fortalecida, que exhibe entre sus mayores trofeos la victoria en la populosa barriada capitalina de Petare, lo que en su opinión "acabó con el mito" de que las zonas pobres eran un "bastión del chavismo".

El triunfo de los estados Zulia, Miranda, Carabobo, Táchira y la capital, no solo le dio a la oposición el control de más de la mitad del electorado, sino también de la mayor parte de los recursos económicos del país, lo cual fortalece aun más su posición de poder, indicó el lunes ex ministro de Planificación, Teodoro Petkoff, en su editorial en el diario Tal Cual.

El dirigente opositor Henrique Capriles, quien ganó la gobernación del estado central de Miranda, dijo el lunes que estaba dispuesto a establecer un diálogo con Chávez para trabajar en conjunto con el gobierno central.

"Nuestro compromiso es y será siempre el de un gobierno amplio. Este será un gobierno para todos por igual, no será un gobierno de partido sino será un gobierno para nuestro pueblo de Miranda", afirmó.

León descartó que los resultados electorales de la víspera impliquen un desmoronamiento político de Chávez, e insistió en que sólo representan unos "nuevos bloqueadores" que han surgido en la carrera del mandatario por consolidar su proceso socialista de corte hegemónico que pasa por el establecimiento de la reelección indefinida.

Al respecto Petkoff expresó a la AP que independientemente de los resultados electorales Chávez insistirá con la reelección indefinida porque es "la piedra angular de su proyecto, es su poder personal y la perpetuación de su poder personal".

Al evaluar los factores que incidieron en la derrota oficialista, León indicó que la mala gestión de los gobernadores y alcaldes chavistas y la ausencia de "líderes de gran proyección" operaron a favor de la oposición.

El dirigente Julio César Reyes, quien estaba compitiendo por la gobernación del estado de Barinas, desconoció el lunes los resultados que le dieron la victoria a Adán Chávez, hermano del mandatario, en esa entidad, y llamó a sus seguidores a "permanecer en la calle, de forma cívica, en vigilia y con cacerolazos, porque debemos defender la voluntad popular".