Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

TEGUCIGALPA / AFP

Las autoridades hondureñas descartaron ayer lunes que haya habido motivaciones políticas en el homicidio del vicepresidente del Congreso, Mario Fernando Hernández, acontecido el sábado en el norte del país.

“Las investigaciones están bastante avanzadas, se descarta absolutamente que haya motivos políticos en el crimen”, afirmó a la AFP el portavoz del ministerio de Seguridad, Héctor Iván Mejía.

Hernández, de 42 años, fue acribillado a tiros junto al precandidato a diputado Marco Collier por hombres encapuchados en la ciudad de San Pedro Sula, 240 km al norte de la capital.


Lo habían amenazado
Según el informe policial difundido a la prensa Hernández, Collier y un activista que resultó herido, Amílcar Cruz, subieron a un vehículo al salir de una escuela situada en el sur de San Pedro Sula, cuando un automóvil colisionó con ellos. Acto seguido, los agresores salieron del auto con la cara cubierta y les dispararon.

Los fallecidos eran dirigentes del movimiento del actual presidente del Congreso, Roberto Micheletti, en plena campaña para las elecciones primarias del oficialista Partido Liberal (PL, derecha) que se celebrarán el 30 de noviembre.

Hernández había declarado a la prensa que fue amenazado de muerte, pero no identificó de dónde procedían las amenazas.

Versiones de prensa indicaron que las autoridades investigaban entre las hipótesis si Hernández fue atacado debido a su participación en el movimiento de Micheletti.

La campaña electoral de las elecciones primarias, que se cierra el lunes, ha estado caracteriza por la confrontación entre los distintos aspirantes.

Sin embargo, el portavoz del Ministerio de Seguridad subrayó que en las investigaciones “se ha descartado totalmente” que el diputado haya sido ultimado en el marco de los enfrentamientos verbales entre activistas de los movimientos del PL.

“Hay dos equipos trabajando en la investigación, pero no podemos dar a conocer detalles de las investigaciones”, explicó Mejía.

Hernández era miembro de tres comisiones del Congreso: Seguridad y Narcotráfico, Industria y Comercio, y Paz y Democracia.