elnuevodiario.com.ni
  •   Washington, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • EFE

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) aprobará próximamente un informe especial para definir el estatus de refugiado y abordar de manera adecuada los desplazamientos que provoca la violencia en los países centroamericanos.

Así lo avanzó hoy uno de los siete miembros de la CIDH, Felipe González, durante una audiencia en la que organizaciones de 14 países de las Américas presentaron informes sobre los derechos humanos de los refugiados en la primera jornada del 153 periodo de sesiones de la comisión, que empezó hoy en Washington.

Con ocasión del 30 aniversario de la Declaración de Cartagena, González evocó la importancia de esta fuente de derecho internacional que la mayoría de países latinoamericanos ha incluido en su legislación para responder a las diferentes situaciones de desplazamiento forzado en las Américas.

"En el informe se recogerán muchos de los temas que se han desarrollado dentro de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CorteIDH), así como las diferentes visitas de representantes del organismo a diferentes países", explicó González.

En este documento, se definirán las diferentes aristas del estatus de refugiado y se abordará la detención de los solicitantes de asilo, que "en una serie de países lamentablemente no es la excepción, sino la regla general".

Firmada en 1984 en la ciudad colombiana de Cartagena de Indias, la declaración también centró la intervención en la audiencia de Juan Carlos Murillo, de la oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur).

"Treinta años después, el desplazamiento forzado se mantiene y se ve en los movimientos migratorios, donde se encuentran personas necesitadas de protección internacional", subrayó Murillo.

Para atajar el problema, entre otras medidas, pidió al organismo que incluya en sus informes anuales un capítulo específico sobre desplazados en el que se especifique los fondos que dedican las Américas a la atención de refugiados y desplazados.

También solicitó a la CIDH que preste especial atención a los grupos de refugiados que tienen que huir de los países del triángulo norte de Centroamérica -Guatemala, Honduras y El Salvador- por la violencia de grupos criminales trasnacionales.

Murillo destacó que este problema se ha caracterizado durante largo tiempo por la "invisibilidad", pero que el alto número de solicitudes de estos países ha hecho que el tema sobresalga entre otros que también deben de abordarse.

Precisamente, hoy la CIDH urgió a EE.UU. a cerrar los centros de detención de niños y familias inmigrantes habilitados tras la llegada masiva de más de 60.000 menores no acompañados a la frontera sur este año, procedentes principalmente de Centroamérica.

Otro de los temas de actualidad que salió a relucir en esta audiencia fue el de la desaparición a finales de septiembre de 43 estudiantes en el municipio mexicano de Iguala, en el estado de Guerrero.

"Los crímenes de Iguala no pueden quedar impunes. Demandamos que se castigue a los culpables de Iguala y que prevalezca la justicia. No más muertes, no más fosas comunes y no más impunidad en México", destacó Nancy Perez, representante de la organización Sin Fronteras México al comienzo de la audiencia.

"Vivos se los llevaron y vivos los queremos", subrayó en nombre de todas las organizaciones.

El pasado 3 de octubre, la CIDH otorgó medidas cautelares en el caso de Iguala, solicitando al Estado mexicano que adopte todas las medidas para localizar a los estudiantes desaparecidos, esclarecer las causas e identificar y sancionar a los responsables.