•  |
  •  |
  • END

LIMA / AFP

El presidente Dimitri Medvedev cumplió ayer lunes una visita oficial a Perú, la primera de un mandatario ruso a este país andino, en que firmó un acuerdo de cooperación militar y otro de lucha antidrogas, en el marco de la reactivación de “relaciones privilegiadas” de Moscú con América Latina.

La visita del gobernante ruso busca “desarrollar vínculos con países con los que nos gustaría estar conectados mediante relaciones privilegiadas”, declaró el mandatario ruso tras participar en la cumbre de líderes del Foro Económico Asia Pacífico (APEC) el fin de semana en Lima.

“Con muchos de esos Estados tuvimos relaciones poderosas y serias durante el periodo de la Unión Soviética. Ha llegado el momento de restablecer esas relaciones”, añadió.

Dentro de ese objetivo, Rusia y Perú firmaron acuerdos de cooperación militar y de cooperación en la lucha antidrogas, entre otros, en un acto en el palacio de Gobierno de Lima en que Medvedev y su homólogo peruano se comprometieron a “fortalecer las relaciones bilaterales”.

Con base en esos convenios Perú instalará y organizará un centro de mantenimiento técnico y preparación mayor de helicópteros, que incluye alta capacitación de técnicos peruanos por parte de sus similares rusos.


Transferencia de tecnología
Igualmente, habrá transferencia de tecnología así como preparación de equipos militares y prestación de servicios que garanticen la cooperación directa con las empresas rusas fabricantes de equipos militares.

Perú fue el primer país en América Latina que en la década del 70, durante el régimen militar izquierdista del general Juan Velasco, adquirió armamento militar a la ahora desaparecida Unión Soviética.

Aviones Mig 29 y Sukohi 25, tanques 7-55, helicópteros de variados tipos y fusiles Kalashnikov forman actualmente la base de las fuerzas armadas peruanas.

“Así como hemos tenido tradicionales contactos en el ámbito militar, también estamos dispuestos a desarrollarlos en una base nueva, lo que sería de mucho interés para nosotros”, dijo Medvedev, al aludir a que desde ahora los dos países son socios para elevar el intercambio económico, comercial y cultural.

La gira de Medvedev, que comenzó por su asistencia a la cumbre del Foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico (APEC) en Perú, es vista por los analistas como un mensaje de desafío a Washington. Luego de visitar Perú, Medvedev seguirá viaje hacia Brasil, Cuba y Venezuela donde afianzará sus relaciones con los mandatarios de esos países.

Su presencia en Venezuela, un país confrontado con Estados Unidos, coincidirá con maniobras navales conjuntas entre navíos rusos y venezolanos, que por primera vez se realizan en mares de América Latina, un hecho que ha generado recelos en Washington.