elnuevodiario.com.ni
  •   Lima, Perú  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El Juzgado Penal de Turno Permanente de la Corte Superior de Justicia de Lima Sur dictó hoy 18 meses de prisión preventiva contra Alexander Huayta, de 19 años, por el asesinato de una mujer delante de sus cinco hijos menores de edad.

Huayta ha sido acusado por el delito de feminicidio agravado en perjuicio de Elvira Salas Collazos, encargada de la vigilancia del colegio "El Nazareno" en el distrito de San Juan de Miraflores, la madrugada del lunes pasado, informó la Corte Suprema de Justicia.

El homicida también ha sido denunciado por los delitos de homicidio en grado de tentativa, lesiones leves y secuestro agravado en contra de los hijos de la víctima, que tienen entre 14 y 1 año de edad.

Huayta degolló a la mujer, de 33 años, con un cuchillo, después de intentar retomar una relación sentimental con ella.

El asesino mantuvo secuestrada durante tres horas a una de las niñas, de 7 años, hasta que fue capturado por la Policía Nacional de Perú, que había sido alertada por los vecinos después de que cuatro de los niños huyeran cuando el joven irrumpió de madrugada en el centro escolar.

El atacante fue trasladado al hospital María Auxiliadora, de la capital de Perú, a causa de varias autolesiones que se propinó con arma blanca en las muñecas y el cuello antes de ser detenido.

El representante del Ministerio Público pidió la prisión preventiva por existir fundados y graves elementos de convicción para estimar razonablemente la comisión del delito, en razón de sus antecedentes y otras circunstancias del caso, como peligro de fuga y obstaculización de la verdad.

De acuerdo a las investigaciones periodísticas, Huayta estuvo varias veces internado en prisión por robo y estafa, y además estuvo recluido en su adolescencia en un reformatorio juvenil en la ciudad de Arequipa.

La presidenta del consejo de ministros de Perú, Ana Jara, expresó en las redes sociales su malestar por el suceso y pidió la máxima sanción para el asesino.

A su turno, la ministra de la Mujer y Poblaciones Vulnerables, Carmen Omonte, tomó personalmente el caso de los menores huérfanos y dispuso que sean atendidos en un albergue estatal.