•   Madrid, España  |
  •  |
  •  |
  • Tomado de El País

El consejero ejecutivo de Apple ha salido del armario. A pesar de que la sexualidad de Tim Cook era conocida y bastante comentada en los círculos que lo rodean, el directivo nunca se había referido abiertamente a ella, ni la había reconocido públicamente. Pero ayer miércoles, dos días antes de cumplir 54 años, el sucesor de Steve Jobs ha publicado una sincera columna en Bloomberg Businessweek en la que se define como homosexual. Un texto que lo convierte en uno de los primeros líderes mundiales que ha dado el paso de salir del armario.

“Estoy orgulloso de ser gay”, escribe Cook. “Y considero que serlo es uno de los regalos más grandes que me ha dado Dios”. El directivo, que tomó las riendas de la compañía de mayor valor bursátil del mundo tras la muerte de Steve Jobs en octubre de 2011, siempre ha protegido de forma férrea su vida privada. Sin embargo, también se ha mostrado cercano a la comunidad LGTB y ha abogado por sus derechos y por la defensa de la igualdad sexual. En uno de sus discursos, el año pasado en la Universidad de Auburn, habló de su propia experiencia con la discriminación.

Pero no ha sido sino hasta la publicación de esta columna cuando ha reconocido su condición en toda su amplitud: “No me considero un activista, pero me doy cuenta de lo mucho que me he beneficiado del sacrificio de otros”, explica. “Por lo tanto, pienso que si saber que el consejero delegado de Apple es gay puede ayudar a alguien a reconocer su propia sexualidad o puede hacer sentir mejor a alguna persona que esté sola o inspirar a más gente a luchar por la igualdad, entonces siento que el sacrificio de mi propia privacidad vale la pena”.

“Gracias a ser gay cuento con un conocimiento más profundo de lo que significa formar parte de una minoría”, escribe Cook. “Y me ha servido como una ventana a través de la que he podido ver los desafíos a los que las personas de otras minorías se ven enfrentadas cada día. Me ha hecho más empático, lo que me ha llevado a disfrutar de una vida más completa”.

A la vez, reconoce: “Ha habido momentos en que esto me ha resultado duro e incómodo, pero también me ha dado confianza en mí mismo, en seguir mi propio camino y levantarme frente a la adversidad y la intolerancia. Además, me ha dado piel de rinoceronte, lo que viene muy bien en el momento en que te conviertes en el consejero delegado de Apple”.