•   Washington  |
  •  |
  •  |
  • EFE

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) indicó ayer que la respuesta del Gobierno mexicano al caso de 43 estudiantes desaparecidos en Iguala (Guerrero) no podrá medirse del todo hasta que no sean hallados, por lo que instó a hacer más para responder a la “grave crisis” que vive el país.

Representantes del Gobierno mexicano y de ocho organizaciones de derechos humanos debatieron ayer sobre la respuesta oficial a la desaparición de estudiantes de la Escuela Normal de Ayotzinapa el pasado 26 de septiembre, durante una audiencia ante la CIDH.

“La pregunta es: ¿cuántos estudiantes han aparecido? Se han emprendido acciones, se reconocen y se validan, pero creo que es más importante subrayar que la expectativa de los padres es encontrar a los jóvenes con vida”, dijo en la sesión el secretario ejecutivo de la CIDH, el mexicano Emilio Álvarez Icaza.

“Nos faltan 43”

“Hoy no estamos todos aquí. Hoy nos faltan 43 estudiantes de la Normal Rural de Ayotzinapa”, señaló la abogada Priscila Rodríguez, una de las solicitantes de la audiencia, antes de que sus compañeros leyeran, uno a uno, los nombres de los jóvenes desaparecidos.

Frente a un enorme cartel que rezaba “Vivos se los llevaron, vivos los queremos”, los manifestantes pidieron un minuto de silencio en memoria de los seis estudiantes ejecutados el 26 de septiembre, la misma noche en que desaparecieron los otros 43.

Según la investigación, los policías que mataron a los seis jóvenes, entregaron a los 43 restantes al cártel Guerreros Unidos, cuyo líder, Sidronio Casarrubias, ordenó su desaparición creyendo que se trataba de miembros de un grupo criminal rival.

Hallan 13 cadáveres

La CIDH evalúa una solicitud del Gobierno de México y organizaciones civiles de ese país para otorgar su “asistencia técnica” en la búsqueda de los estudiantes desaparecidos hace más de un mes.

El organismo se reunirá la noche de este jueves en Washington con representantes del Estado mexicano y de las ONG para escuchar sus planteamientos, dijo este jueves en Washignton el secretario ejecutivo de la Comisión, Emilio Álvarez Icaza.

Al menos 13 cadáveres fueron hallados en una fosa clandestina encontrada en el pueblo de Zitlatla, en el violento Estado de Guerrero (sur), informó el jueves la Policía local.

“De acá sacaron 13” cuerpos, dijo a la AFP un alto mando de la Policía de Zitlatla, en referencia a la fosa encontrada el miércoles mediante un aviso anónimo.

 

Maras operan crímenes contra migrantes en México

VIOLENCIA. Las pandillas centroamericanas (maras), junto con cárteles del narcotráfico, son las que operan las desapariciones de migrantes indocumentados en México, hasta 120,000 en los últimos años, denunciaron este jueves en Costa Rica organizaciones de apoyo a los migrantes.

“Las maras (de Guatemala, El Salvador y Honduras) son las que operan, asociadas con los cárteles del narcotráfico, en toda la llamada zona migratoria mexicana”, aseguró la coordinadora del Movimiento Migratorio Mesoamericano (MMM), Martha Sánchez.

En realidad “hay pocos mexicanos involucrados directamente en los crímenes contra los migrantes centroamericanos”, acotó la especialista, quien asegura que en la última década, la violencia contra estas personas “ha aumentado exponencialmente”.