•   Washington  |
  •  |
  •  |
  • Agencias

Los republicanos, adversarios del presidente Barack Obama, se encaminaban este martes a conquistar el control del Congreso en las elecciones legislativas, logrando victorias claves para sus candidatos en los primeros resultados.

El primer senador reelecto de la noche, el jefe de los republicanos Mitch McConnell fue apoyado por los votantes de Kentucky (centro-este), un estado donde los demócratas habían invertido fuertemente a la espera de un trofeo simbólico. En caso de cambio de poder en la Cámara Alta del Congreso, el legislador de 72 años se convertiría en la cara de la oposición a Obama.

Los republicanos arrebataron ayer a los demócratas el escaño por Montana en el Senado y se colocaban hasta el cierre de esta edición a solo dos puestos del control de la Cámara Alta, la clave de estas elecciones legislativas.

El republicano Steve Daines venció a la demócrata Amanda Curtis en Montana. Montana, Dakota del Sur y Virginia Occidental, fueron ganadas por los republicanos, donde la retirada de los senadores demócratas abrió el paso a la oposición.

Claves

El republicano Mike Rounds venció al demócrata Rick Weiland en Dakota del Sur, y Shelley Moore Capito ganó en Virginia Occidental el primer escaño demócrata en la Cámara Alta al imponerse a Natalie Tennant. Los republicanos ganaron también en Arkansas, donde Tom Cotton venció al senador demócrata Mark Pryor.

Arkansas es uno de los diez estados claves para decidir el del Senado, junto a Colorado, Carolina del Norte, Georgia, Luisiana, Alaska, Kansas, Iowa, Kentucky y Nuevo Hampshire.

En este último estado, los demócratas lograron conservar su escaño, uno de sus feudos electorales que estaba en juego en la carrera por el control de la Cámara Alta en estas legislativas.

La senadora demócrata Jeanne Shaheen vencía al republicano Scott Brown en este estado, según las proyecciones de las principales cadenas de televisión estadounidenses.

Nuevo Hampshire ha votado por un presidente demócrata en cinco de las últimas siete elecciones; tiene un senador demócrata y uno republicano; sus dos representantes en la Cámara Baja son demócratas; dos de los últimos tres gobernadores han sido demócratas, y el control del Legislativo está dividido.

Empates

En el caso del Estado de Luisiana, celebrará una segunda vuelta el próximo 6 de diciembre, debido a lo ajustado de la contienda entre la senadora demócrata Mary Landrieu y el aspirante republicano Bill Cassidy.

Según las proyecciones de los principales medios de comunicación, ninguno de los dos aspirantes lograría llegar al 50% más uno de los votos que se necesitan para proclamarse vencedor, por lo que será necesaria una segunda vuelta.

Con el 10% de los votos escrutados, Cassidy contaba con el 42.8% de los sufragios, mientras que Landrieu acaparaba el 42.4%.

Ese mismo escenario se repetiría también en Georgia, donde la demócrata Michelle Nunn y el republicano David Perdue estaban hasta el cierre de esta edición empatados en intención de votos en los últimos sondeos.

En caso de que ambos tengan que ir a una segunda vuelta, la votación en Georgia no se celebraría hasta el 6 de enero, tres días después del inicio del nuevo periodo de sesiones del Congreso.

Contra Obama

Los republicanos han insistido durante meses en que la elección es un referendo contra Obama, a quien culpan de la crisis en Siria, la falta de preparación frente al ébola y no le perdonan la reforma del sistema de salud, “Obamacare”.

En las elecciones de mitad de mandato de este martes se renovó toda la Cámara de Representantes. Un total de 206 millones de estadounidenses conformaban el electorado de estas legislativas, según los últimos datos de la Oficina del Censo, de los cuales solo 145 millones estaban registrados.