•   Chilpancingo, México  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Estudiantes y maestros del estado mexicano de Guerrero tomaron ayer el control de edificios oficiales en las ciudades de Chilpancingo y Acapulco, en demanda de la aparición con vida de 43 alumnos de la Escuela Normal Rural de Ayotzinapa.

Unos 300 alumnos de la escuela para maestros ocuparon ayer el Tribunal Superior de Justicia de Guerrero, localizado en Chilpancingo, para exigir el retorno de sus compañeros, detenidos por policías el 26 de septiembre pasado en Iguala y entregados al cártel Guerreros Unidos.

Durante la toma, los estudiantes dejaron salir de las instalaciones a mujeres, discapacitados y personas de la tercera edad. Los hombres permanecen retenidos desde hace varias horas.

Demandan justicia

Con el rostro cubierto, los jóvenes colocaron mantas en la fachada del edificio y exigieron justicia para sus 43 compañeros que permanecen desaparecidos y los tres que murieron esa noche en Iguala en ataques a tiros perpetrados por policías municipales.

Además, unos 600 maestros de la Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación de (Ceteg) tomaron el Tribunal Colegiado y el juzgado 5 de la Federación, también Chilpancingo, la capital de Guerrero, con la misma demanda.

Otro grupo de profesores de la Ceteg bloquearon de manera pacífica los accesos del Palacio Federal de Acapulco, un edificio ubicado en la zona turística del puerto en el que trabajan funcionarios locales, estatales y municipales.

Tras casi mes y medio de protestas, los estudiantes y maestros de Guerrero aseguran que mantendrán sus movilizaciones hasta que los 43 jóvenes regresen a sus hogares.