•  |
  •  |
  • END

BOGOTÁ / AFP

Cientos de damnificados clientes de la intervenida captadora financiera ilegal DMG, provenientes del sur de Colombia, se manifestaron ayer martes en Bogotá a favor de la empresa y en contra del gobierno, al que le piden que responda por todo el dinero que invirtieron.

“DMG le ha dado comida a mi familia desde hace siete años, porque desde que comenzaron las fumigaciones (de cultivos de coca) quedamos aguantando hambre”, dijo a la AFP Eduardo Calarsu, uno de los manifestantes.

El gobierno intervino hace una semana a DMG Grupo Holding S.A., en el marco del escándalo desatado por la quiebra de varias ‘pirámides’ financieras, captadoras ilegales de dinero que ofrecían rendimientos de hasta 300% a cambio de la multiplicación de clientes.

Calarsu, un hombre de aspecto humilde, es uno de los 600 habitantes del departamento (provincia) de Putumayo (sur y limítrofe con Ecuador y Perú), que llegaron el lunes a Bogotá para manifestarse en favor de la intervenida empresa y su encarcelado presidente, David Murcia.


Se sienten agradecidos
Según coincidieron varios manifestantes, Murcia se constituyó en una especie de salvador de la región luego de que por las fumigaciones de los cultivos ilícitos, ordenadas por el presidente Álvaro Uribe, gran parte de la población se quedó sin fuentes de ingresos.

“En el Putumayo la gente sabe que se vivía de la coca”, respondió a la AFP otra manifestante al ser interrogada sobre a qué se dedicaba antes de invertir en DMG.

Proveniente del municipio de La Hormiga (Putumayo), la mujer, que se negó a identificarse, dijo que “cuando Uribe acabó con la coca, David Murcia nos dio de comer”.

“Uribe no llevó una solución al Putumayo, simplemente acabó la coca y no llevó una empresa donde nosotros pudiéramos seguir trabajando”, añadió, en medio de un coro de consignas de protestas que gritaban los manifestantes en contra del cierre de DMG y del presidente Uribe.

“Uribe sólo ha ayudado a los oligarcas y no a nosotros los pobres”, expresaban, al tiempo que afirmaban que en cambio “Murcia sí pensó en los pobres”.


Plan gubernamental de liquidación
Aunque el presidente Uribe advirtió que el gobierno seguramente no podrá responder por todo el dinero que habían invertido, inició un plan de liquidación de la empresa tendiente a devolverles parte del dinero, y para ello los invitó a realizar los trámites con tal fin.

Según el gobierno, sólo en Bogotá, más de 18,000 clientes de DMG han iniciado el trámite, pero muchos más han manifestado que no lo harán porque creen que el gobierno no les va a responder por todo su dinero.

“Queremos que la empresa siga”, era otra de las consignas que coreaban los manifestantes que se congregaron en el central Parque Nacional de la capital colombiana.

Los alcaldes de las 13 poblaciones del Putumayo también vinieron a Bogotá para buscar una mediación con el gobierno y encontrar una solución al problema que afecta a sus localidades, y tiene paralizada desde hace una semana a Mocoa, la capital del Putumayo.

Según dijo a la AFP el alcalde del lugar, Mario Narváez, entre el 30 y el 40% de los 350,000 habitantes del Putumayo invirtieron dinero en DMG, en algunos casos vendiendo sus casas, el ganado o haciendo préstamos bancarios.

El economista y catedrático Juan Carlos Echeverri estimó esas inversiones en 500,000 millones de pesos (más de 200 millones de dólares), que, dijo, no alcanzan a representar el 0.5% del consumo total de las familias colombianas, el dinero captado entre sus clientes por DMG, citando informes preliminares del gobierno.

La Fiscalía acusa a DMG de sustentar su actividad con el lavado de dinero del narcotráfico, y sindica a Murcia, de 28 años, de enriquecimiento ilícito, lavado de activos, captación ilegal de dineros y concierto para delinquir.