elnuevodiario.com.ni
  •   Bogotá, Colombia  |
  •  |
  •  |
  • EFE

La exsenadora y líder del movimiento Colombianos y Colombianas por la Paz, Piedad Córdoba, denunció hoy que tiene conocimiento de la existencia de planes de asesinato contra ella y un negociador de las FARC en los diálogos de paz de La Habana.

En un acto del partido de izquierdas Marcha Patriótica celebrado hoy en Bogotá, Córdoba reveló que a través de dos fuentes "confiables" ha sabido que se trazaron planes para acabar antes de final de año con su vida y la del guerrillero Félix Antonio Muñoz Lascarro, alias "Pastor Alape", que llegó a Cuba el mes pasado.

Los planes de asesinato incluirían además al director del semanario de izquierdas Voz, Carlos Lozano, según denunció la exsenadora.

"Tuvimos conocimiento de la posibilidad de dos atentados, pero uno de ellos que parece impensable, pero que hay que denunciarlo, es el posible asesinato de uno de los miembros que se encuentran en La Habana, exactamente 'Pastor Alape', y en el país atentarían contra Carlos Lozano y contra mí", señaló durante el acto, recogen medios locales.

Estas informaciones fueron puestas en conocimiento del ministro de Interior, Juan Fernando Cristo, para asegurar su protección, añadió Córdoba.

Según los datos que asegura tener, los planes de asesinato estarían orquestados por sectores "de la ultraderecha, donde hay políticos y militares retirados".

Tras denunciar estas amenazas, la exsenadora quiso dejar constancia de que si "algo llegara" a pasarle a ella, las negociaciones de La Habana se mantienen intactas.

"El hecho de que nos asesinen a nosotros o a cualquiera de los de la mesa de La Habana no significa que el proceso tenga que parar. Si llegara a pasar algo contra mí o contra Carlos Lozano -nosotros lo hemos dicho-, el proceso de paz tiene que seguir, tiene que avanzar", declaró.

Córdoba fue destituida en 2010 e inhabilitada durante 18 años por la Procuraduría, que la acusa de supuesta colaboración con las FARC al haberse extralimitado cuando el entonces presidente colombiano, Álvaro Uribe, la autorizó para mediar con la guerrilla para una liberación de secuestrados.