•   Bagdad, Irak  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Asesores militares norteamericanos se desplegaron por primera vez en la provincia occidental iraquí de Al Anbar, en una clara señal de la “nueva etapa” anunciada por Estados Unidos en su lucha contra el grupo Estado Islámico (EI).

Se ignora la suerte del jefe del EI, Abu Bakr al Bagdadi, después de los ataques de la coalición antiyihadista de la semana pasada contra “un convoy de 10 vehículos que quizás transportaban a los caudillos de la guerra”, según el Pentágono.

Informaciones no confirmadas indicaron que aparentemente fue herido, o que murió.

“Por supuesto que hay muchos informes contradictorios sobre la suerte de al Bagdadi. Pero (...) nosotros simplemente no podemos confirmar su estado actual”, declaró el portavoz del Pentágono, el coronel Steven Warren.

Más efectivos de EE.UU.

El despliegue de 50 soldados en Al Anbar tuvo lugar poco después del anuncio de que se había duplicado la presencia estadounidense en Irak, aumentándola a unos 3,000 soldados. Esto podría permitir que las fuerzas iraquíes adoptasen una configuración más ofensiva contra los yihadistas, con el respaldo de la coalición.

Es la primera vez desde el comienzo de su participación junto al gobierno iraquí contra el EI que Estados Unidos envía militares a otra zona que no sea Bagdad y la región autónoma del Kurdistán (norte).

Las fuerzas progubernamentales tienen enormes dificultades para recuperar terreno en esta provincia del oeste del país, casi totalmente controlada por el EI, que recientemente ejecutó a más de 200 miembros de una tribu sunita que había tomado las armas en su contra.

Jordania, aliada de la coalición internacional, envió el lunes ayuda humanitaria a esa provincia con la cual comparte una frontera, para “aliviar los sufrimientos del pueblo iraquí”, dijo el rey Abdalá II.

Temen ataque

Las fuerzas iraquíes, acorraladas en Al Anbar, parecían a punto de reconquistar la ciudad de Baiji, al norte de Bagdad, con el apoyo aéreo de la coalición internacional. Sus aviones llevaron a cabo un total de 18 ataques durante los tres últimos días en Irak, donde la ofensiva comenzó hace tres meses.

En Siria, otro centro de operaciones del EI, continúa la batalla de Kobane, “calle por calle”, según el jefe del Partido de la Unión Democrática (PYD).

Saleh Muslim dijo que ahora teme un ataque del Frente Al Nosra, el brazo sirio de Al Qaeda, contra la ciudad siria kurda de Afrin. El grupo yihadista concentró allí refuerzos después de haberse apoderado recientemente de las localidades controladas por los rebeldes moderados en ese sector del noroeste sirio.

 

El Papa pide al G20 bloquear ayuda a yihadistas

MISIVA. El papa Francisco pidió ayer a los líderes del grupo de países desarrollados y emergentes (G20) que combatan la ayuda que reciben los yihadistas en Oriente Medio, y también contra la exclusión que genera el sistema económico.

En una carta enviada a los líderes, Francisco asegura que “el mundo espera del G20 un acuerdo más ampliopara que cese definitivamente la agresión injusta en Oriente Medio contra diferentes grupos, religiosos y étnicos, incluidas las minorías”.