elnuevodiario.com.ni
  •   Kiev, Ucrania  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El presidente de Ucrania, Petró Poroshenko, entregó hoy a la misión de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa, OSCE, diez automóviles blindados para supervisar el cumplimiento de los acuerdos de paz de Minsk en el este del país, que contemplan un alto el fuego.

"Espero que la misión de la OSCE pueda reanudar el cumplimiento de los acuerdos de Minsk, que a día de hoy son tan importantes no sólo para Ucrania", dijo Poroshenko, citado por medios locales.

Poroshenko se mostró convencido de que esos vehículos, que tienen capacidad para nueve personas, "harán una gran contribución a la hora de garantizar la paz y la seguridad" al supervisar el alto el fuego entre las tropas gubernamentales y los separatistas prorrusos.

"Estoy convencido de que la objetividad de la OSCE ayudará a prevenir una mayor escalada y nuevas incursiones descontroladas a través de la frontera" ruso-ucraniana, subrayó.

La misión de la OSCE reconoció esta semana que no podía cumplir como es debido sus funciones de observación en la zona de conflicto de las regiones de Donetsk y Lugansk por motivos de seguridad, al carecer de automóviles blindados.

Al respecto, el jefe de la misión, Ertugul Apakan, calificó hoy de "absolutamente imprescindibles" los automóviles tanto para que los actuales observadores ejerzan su labor, como para aumentar el número de integrantes de la OSCE en el este de Ucrania.

"Seguiremos ampliando nuestra misión para el cumplimiento de los acuerdos de Minsk", señaló.

De hecho, los separatistas prorrusos pidieron una revisión del mecanismo de control de los acuerdos de Minsk, aduciendo que la OSCE es incapaz de supervisar el alto el fuego, la creación de una línea de separación y el repliegue de armamento pesado.

"Necesitamos una fuerza que pueda garantizar el cumplimiento de los acuerdos de paz alcanzados durante las reuniones del Grupo de Contacto en Minsk", dijo Andréi Purguín, viceprimer ministro de la autoproclamada república popular de Donetsk.

El dirigente separatista aludió indirectamente a las fuerzas de pacificación rusas, que realizan labores de intermediación desde hace 20 años entre Moldavia y su república separatista de Transnistria.