•   Santiago de Chile  |
  •  |
  •  |
  • EFE

La presidenta chilena Michelle Bachelet instruyó hoy junto con las autoridades de transporte público medidas de urgencia tras la masiva falla que sufrió el Metro de Santiago y que provocó un caos en la ciudad mientras cientos de miles de personas trataban de desplazarse rumbo a sus trabajos.

El ministro de Transportes, Andrés Gómez-Lobo, informó que la presidenta lo aleccionó a él y al presidente del Metro, Aldo González, a reforzar todos los equipos técnicos para superar los problemas en la red eléctrica que afectaron a la mayoría de las líneas del tren urbano.

Agregó que también se ordenó al Metro entregar el lunes próximo un informe completo, "sobre las causas de esta falla y lo que hay que hacer para que no vuelva a ocurrir, así como también comenzar una revisión completa de la red eléctrica de Metro por posibles problemas que puedan causar incidentes como este".

El problema se suscitó a las 6.46 hora local (09.46 GMT) en plena hora punta matutina cuando el Metro informó que debido a un inconveniente eléctrico las línea 1,2 y 5 se encontraban cerradas.

De acuerdo a la versión del gerente de Operaciones de Metro, Rodrigo Terrazas, el problema se originó por "una pequeña explosión" en los cables de alimentación de 20 mil voltios de la red neumática en la estación Moneda.

Los pasajeros que se encontraban en las estaciones fueron evacuados, lo que provocó grandes aglomeraciones en las estaciones del Transantiago, el sistema de transporte de superficie de la capital chilena.

El caos se prolongó durante prácticamente toda la jornada, ya que los autobuses no dieron abasto para trasladar a todos los pasajeros que habitualmente usan la red de Metro.

Gómez-Lobo informó que Bachelet encargó reforzar todos los servicios en superficie, para lo que se dispuso de más de 300 autobuses extras en las arterias afectadas por el corte.

El ministro reconoció la gravedad de la situación y el malestar de la gente que copaba las calles de la ciudad tratando de trasladarse andando o en autobuses llenos de gente, en medio de un tráfico completamente congestionado.

Empleados públicos saliero temprano

"Naturalmente esto es muy grave para la gente, y yo sé que hay mucha gente molesta, que esto afectó a las personas que usaron transporte público durante todo el día", dijo.

Agregó que "no es una situación normal y quisiera pedir disculpas a los usuarios y decir que estamos haciendo todo lo posible para superar este problema".

El problema de este viernes ha sido el más grave que ha sufrido el Metro de Santiago, eje estructural del transporte en esta capital, de 6,2 millones de habitantes.

Durante la jornada se repuso parcialmente el servicio de algunas estaciones del metro, pero en sus líneas y tramos principales permanecerá interrumpido hasta la mañana del sábado, informó la empresa.

"No sabemos con completa certeza la causa exacta de la falla, pero es un cortocircuito. Pueden tener diversos orígenes y en este momento estamos preocupados, principalmente, de reemplazar los cables quemados y luego procederemos a la investigación para saber el origen de esto", explicó Aldo González.

Pese a las medidas de contingencia un nuevo caos se registró en horas de la tarde cuando los santiaguinos iniciaron el retorno a sus hogares debido a la ausencia del servicio de Metro en tramos que son neurálgicos para la conexión de la ciudad.

Las autoridades hicieron llamados durante el día para que las empresas permitieran a sus trabajadores salir antes de sus horarios habituales para tratar de aminorar la congestión.

De hecho, los empleados públicos cerraron su jornada a las 14.00 hora local (17.00 GMT) de este viernes.

Por otro lado, el subsecretario del Trabajo, Francisco Díaz, dijo que por disposición legal las empresas no pueden descontar este día no trabajado a raíz de la manifiesta imposibilidad de cumplir con los horarios.

Sobre este mismo tema, la Confederación de la Producción y el Comercio (CPC) en voz de su gerente, Fernando Alvear, llamó a facilitar la salida de los empleados disponiendo un regreso escalonado.