•   Bagdad  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Las fuerzas iraquíes lograron ayer romper el cerco impuesto por los yihadistas del Estado Islámico, EI, a la importante refinería de Biyi, tras controlar por completo la ciudad, informó a EFE una fuente militar.

Los combatientes del EI se retiraron de los alrededores de la instalación petrolera, según la fuente, que explicó que toda la zona está bajo el control de las fuerzas gubernamentales desde el viernes pasado.

Las tropas todavía no han podido acceder al complejo de la refinería debido a que los radicales colocaron numerosos artefactos explosivos en sus alrededores, que ya están siendo desactivados por los artificieros del Ejército.

La refinería, la mayor de Irak, suspendió sus actividades desde junio pasado, a causa del avance de los yihadistas, y aunque nunca cayó en manos de los islamitas, el complejo había permanecido asediado desde que los extremistas se tomaron la ciudad de Biyi, a unos 200 kilómetros al norte de Bagdad.

Las fuerzas iraquíes lanzaron el mes pasado una amplia operación con respaldo de los bombardeos de la coalición internacional para recuperar las áreas al norte de Tikrit, capital de la provincia de Saladino, donde se encuentra Biyi.

La victoria del ejército iraquí coincide con la visita a Bagdad del jefe del Estado Mayor Conjunto de EE.UU., el general Martin Dempsey, que se reunió con el primer ministro iraquí, Haidar al Abadi, y con altos cargos políticos y militares para analizar la situación e intercambiar opiniones sobre la guerra, según fuentes oficiales.

VISITA SORPRESA

La visita sorpresa de Dempsey es la primera que efectúa a Irak desde el inicio, en septiembre pasado, de las operaciones de la coalición internacional, liderada por EE.UU., contra el EI en este país y en Siria.

El propósito principal del viaje es comprobar sobre el terreno la evolución de la campaña antiterrorista y el impacto de la ayuda estadounidense en la capacitación de las fuerzas iraquíes.

El primer ministro y comandante general de las Fuerzas Armadas iraquíes insistió por su parte en que el objetivo es liberar todo el territorio iraquí y destacó que el Ejército está obteniendo “victorias”, aunque todavía necesita más preparación.

En declaraciones previas a su encuentro con Dempsey, Al Abadi se comprometió asimismo a reformar la institución militar para que sea “más eficaz” y afirmó que “la lucha contra el terrorismo es una batalla por la existencia misma de Irak”.

Dempsey abordó también con el ministro de Defensa, Jaled al Obeidi, los distintos medios por los que EE.UU. puede respaldar a Irak en su guerra contra el EI.