•   Ciudad del Vaticano  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El papa Francisco denunció ayer ante la Asociación de Médicos Católicos italianos, la existencia de una “falsa compasión” al justificar la ayuda para abortar a una mujer o procurar la eutanasia a un enfermo.

Problema científico

Francisco indicó que “el aborto no es un problema religioso, ni filosófico, sino científico, porque se trata de una vida humana y no es lícito acabar con ella para resolver un problema”.

Dios decide el fin

Subrayó que poner fin a la vida de un enfermo es “decir no a Dios, al considerar que el final de la vida lo decido yo. Se trata de un pecado contra el creador”.

El llamado

“Vuestra misión como médicos os pone en contacto con muchas formas de sufrimiento y, por tanto, os animo a que os hagáis cargo, como buenos samaritanos, de cuidar de manera particular a los ancianos, enfermos y discapacitados”.

Lamentable

Francisco lamentó que en tiempos de grandes progresos científicos, que aumentan la posibilidad de curación, se haya “disminuido la capacidad de hacerse cargo de las personas que sufren o son frágiles”.