elnuevodiario.com.ni
  •   Washington, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El presidente Barack Obama confirmó el domingo la muerte del rehén estadounidense Peter Kassig, también conocido como Abdul Rahman Kassig, y consideró el crimen perpetrado por el grupo yihadista Estado Islámico un acto de "pura maldad".

"Abdul Rahman nos ha sido arrebatado en un acto de pura maldad por un grupo terrorista que el mundo entero considera, con mucha razón, inhumano", dijo Obama en un comunicado a bordo del avión presidencial Air Force One, durante su vuelo de regreso a Estados Unidos de una gira asiática.

"Hoy presentamos nuestro pésame y nuestras plegarias a los padres y a la familia de Abdul Rahman Kassig, también conocido como Peter", escribió Obama.

"Mientras el grupo Estado Islámico mata a inocentes, incluidos musulmanes, siembra la muerte y la destrucción, Abdul Rahman era un trabajador humanitario que trabajaba para salvar las vidas de sirios heridos y desamparados por el conflicto en Siria", añade el texto.

Las acciones de esta organización "no representan ninguna fe, y sin duda no representan la fe musulmana que Abdul Rahman había adoptado", añade el presidente, en referencia a la conversión al islam del estadounidense ejecutado.

El grupo ultrarradical reivindicó el domingo la ejecución mediante decapitación del trabajador humanitario, secuestrado el 1 de octubre de 2013 en Siria, en respuesta al envío de consejeros militares estadounidenses a Irak, en un video que publicaron en internet sitios yihadistas.

En las imágenes se ve a un hombre encapuchado y vestido de negro, con acento británico, de pie junto a una cabeza cortada: "Es Peter Edward Kassig, un ciudadano estadounidense de vuestro país", afirma este hombre.

En la misma grabación difundida este domingo se muestra a combatientes del EI decapitando de forma simultánea a 18 hombres presentados como soldados del ejército del presidente sirio, Bashar al Asad.

Kassig, trabajador humanitario de 26 años originario de Indiana (Estados Unidos), fue secuestrado en la provincia siria de Deir Ezzor cuando ayudaba en hospitales a sirios que huían a Turquía y Líbano. Tras su captura, se convirtió al islam.