•   Brisbane, Australia  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El cambio climático cobró protagonismo en la cumbre de países del G-20, al ser incluido en el comunicado final de esta reunión de potencias mundiales celebrada en Brisbane, Australia, y obtener aportaciones financieras para ayudar a los países en la lucha contra los efectos de los gases contaminantes.

Japón aportará US$1,500 millones (unos mil 198 millones de euros) para el Fondo Verde para el Clima de las Naciones Unidas, que se unen a los US$3,000 millones que anunció ayer el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, en el marco de la cumbre del G-20.

“Buscamos impulsar las negociaciones sobre el cambio climático para establecer un acuerdo después de 2020, que sea aplicable a todos y en las que las naciones hacen compromisos ambiciosos y transparentes para reducir sus emisiones”, indicaron los Gobiernos de ambos países en un comunicado conjunto.

La nota oficial indica que Estados Unidos y Japón reiterarán estas donaciones en la reunión sobre cambio climático que se celebrará el 20 de noviembre en Alemania.

“Nuestros aportes se suman a los anunciados anteriormente por Alemania, Francia y otros donantes, entre ellos países desarrollados y en desarrollo. Animamos a todas las naciones a sumarse a nosotros en donar al Fondo Verde para el Clima”, agrega el comunicado.

PAÍSES VULNERABLES

El Fondo Verde para el Clima de las Naciones Unidas fue creado para gestionar las transferencias de los fondos para que los países que son vulnerables al cambio climático, entre ellos los del Pacífico Sur, puedan hacer frente a las consecuencias del cambio climático y prevenir su agravamiento en el mundo.

Los países miembros del G-20 representan el 85% del PIB mundial, el 80% del comercio global, y tienen dos tercios de la población total.

El G-20 cuenta entre sus miembros a la Unión Europea, el G-7 (EE.UU., Canadá, Japón, Alemania, Reino Unido, Italia y Francia), además de Corea del Sur, Argentina, Australia, Brasil, China, India, Indonesia, México, Arabia Saudí, Suráfrica, Turquía y Rusia.

Además, Australia ha invitado a su vecino Nueva Zelanda a estas reuniones, mientras que España acude como invitado permanente desde 2010.

“Apoyamos las acciones fuertes y efectivas para afrontar el cambio climático”, reza el documento que señala que los países del G-20 “trabajarán juntos para adoptar exitosamente un protocolo, otro instrumento legal o acordar medidas con fuerza legal” en la conferencia de París del año próximo.

“Reafirmamos nuestro apoyo para la movilización de financiación para la adaptación y mitigación como es el Fondo Verde para el Clima”, agregó el punto 19 del documento oficial de los líderes de 19 países y la Unión Europea (UE).

En el borrador del comunicado, el cambio climático era mencionado en un párrafo al final del documento, pero las presiones de Estados Unidos y de la UE tuvieron como resultado una mayor atención, según la cadena local ABC.