•   Washintong, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • AFP y EFE

El grupo radical Estado Islámico, EI, reivindicó este domingo en un vídeo la decapitación del rehén estadounidense Peter Kassig, secuestrado en 2013 en Siria, y de veinte soldados sirios, con lo que insisten en su campaña de terror, dirigida especialmente contra Estados Unidos.

El órgano mediático de grupos radicales, Al Furqan, difundió en foros yihadistas el vídeo de unos quince minutos de duración y que por el momento no ha podido ser autentificado.

Al final del vídeo, un extremista de esa organización vestido completamente de negro apunta con un cuchillo hacia una cabeza ensangrentada que tiene a sus pies, la cual --dice-- pertenece a Kassig.

[Leer: Video muestra supuesto asesinato de segundo periodista estadounidense por EI]

El verdugo justifica la decapitación del ciudadano estadounidense, de 26 años, con el argumento de que sirvió en el Ejército de su país en Irak.

Tras abandonar el Ejército, Kassig fundó la organización humanitaria Special Emergency Response and Assistance, y se desplazó a Siria para ofrecer sus servicios. Fue secuestrado el pasado año, en la provincia de Deir al Zur, situada en el noreste de Siria.

MUERTE ANUNCIADA

Kassig es el tercer rehén estadounidense cuya ejecución reivindica el EI, después de los periodistas James Foley y Steven Sotloff, y de los cooperantes británicos David Haines y Alan Henning, mientras que continúa cautivo el periodista británico John Cantlie.

El joven ya había aparecido al final del vídeo del asesinato del trabajador humanitario británico Alan Henning el pasado 3 de octubre, en el que los yihadistas aseguraron que era el siguiente en la lista, si no cesaban los bombardeos de la coalición internacional liderada por EE.UU contra sus posiciones en Irak y Siria.

Según el Estado Islámico, la cinta fue grabada en la pequeña localidad de Dabiq, al norte de Siria. El grupo cree en una profecía supuestamente atribuida a Mahoma, según la cual la “gran batalla” entre los musulmanes y los “infieles” se desarrollará en Dabiq, y el día del Juicio Final llegará con la victoria de los primeros.

En otra parte de la grabación, que denota un dominio avanzado de la técnica audiovisual, aparece un grupo de yihadistas que cogen sus respectivos cuchillos y degüellan a una veintena de hombres que supuestamente son soldados del régimen del presidente sirio, Bachar al Asad.