elnuevodiario.com.ni
  •   Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El Gobierno de EE.UU., por orden del presidente Barack Obama, inició una revisión de las medidas que se adoptan en respuesta al secuestro de ciudadanos estadounidenses en el extranjero, pero hoy la Casa Blanca dejó claro que lo que no cambiará es su firme oposición al pago de rescates.

La revisión, que se ha conocido ahora aunque fue ordenada por Obama durante el pasado verano, se puso en marcha debido al aumento de los secuestros de estadounidenses en el exterior y, en particular, tras los casos de rehenes en manos del grupo yihadista Estado Islámico (EI) que posteriormente fueron decapitados.

La noticia de la revisión ha coincidido con la del asesinato del cooperante Peter Kassig, el tercer estadounidense decapitado por el EI tras haber sido secuestrado en Siria en 2013.

Antes de Kassig, también fueron decapitados por los extremistas del EI los periodistas estadounidenses James Foley y Steven Sotloff, así como los cooperantes británicos David Haines y Alan Henning.

Algunas familias como la de Foley se han quejado de la recurrente negativa del Gobierno estadounidense a realizar concesiones a los terroristas a cambio de la liberación de los rehenes, pero hoy el portavoz de la Casa Blanca, Josh Earnest, afirmó en su rueda de prensa diaria que esa política no se va a modificar.

Aumentan secuestros

Debido a la "extraordinaria naturaleza" de algunos secuestros ocurridos este año, Obama consideró que era necesaria una revisión, que "no incluye una reconsideración de la política de larga data del Gobierno de Estados Unidos de que no deben pagarse rescates a organizaciones terroristas que tienen rehenes", explicó Earnest.

El portavoz argumentó que Obama sigue creyendo, al igual que anteriores presidentes, que pagar un rescate a una organización terrorista que mantiene cautivo a un estadounidense coloca a otros compatriotas "en un riesgo aún mayor" de ser secuestrados en el extranjero.

Las primeras informaciones sobre la revisión ordenada por Obama las publicó este lunes el medio conservador The Daily Beast, que tuvo acceso a una carta de la subsecretaria de Defensa Christine Wormuth al legislador republicano Duncan Hunter (California).

En esa carta, Wormuth explica que la decisión de la revisión se produjo como resultado del "aumento" de los secuestros de estadounidenses en el extranjero y que su objetivo es añadir "soluciones innovadoras" a los esfuerzos que se realizan en este tipo de situaciones.

Posteriormente, la Casa Blanca, en un comunicado enviado por un portavoz del Consejo de Seguridad Nacional, confirmó la existencia de una "revisión exhaustiva de cómo el Gobierno de Estados Unidos" debe lidiar con estos secuestros.

Pago de rescates alimnetan Al Qaeda

En el análisis están involucrados los departamentos de Defensa y Estado, el FBI y los servicios de inteligencia, y hoy Earnest no precisó cuándo concluirá.

De acuerdo con el diario The New York Times, al menos 23 extranjeros de 12 países distintos han sido secuestrados en los últimos años por insurgentes sirios y vendidos o entregados después a los yihadistas del EI.

La mayoría fueron liberados "a cambio de grandes sumas de dinero en efectivo", según el periódico, con la excepción de los procedentes de EE.UU. y el Reino Unido, que terminaron siendo asesinados.

Este rotativo publicó una investigación en julio pasado en la que aseguraba que los rescates pagados por varios países, casi todos europeos, han permitido a Al Qaeda y sus filiales ingresar al menos 125 millones de dólares desde 2008.

Pese a que los Gobiernos europeos han negado el pago de rescates a los grupos terroristas, The New York Times asegura que varios -entre ellos Francia, España, Suiza y Austria- abonaron importantes cantidades de dinero para lograr la liberación de ciudadanos secuestrados en África y Oriente Medio.