•   Washington  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El Gobierno de Estados Unidos calcula que necesitará gastar unos US$5,000 millones a lo largo de cinco años para implementar su estrategia de fortalecimiento de la institucionalidad y de la seguridad en el triángulo norte de Centroamérica, indicó ayer una alta funcionaria estadounidense.

La secretaria de Estado adjunta de EE.UU. para Latinoamérica, Roberta Jacobson, reveló la cifra durante una audiencia en el Congreso, en la que pidió aumentar los recursos para El Salvador, Guatemala y Honduras para reducir la migración a su país.

“Calculamos que podría costar US$5,000 millones a lo largo de cinco años implementar completamente esta estrategia”, dijo Jacobson en una audiencia ante el subcomité para Latinoamérica del Comité de Asuntos Exteriores de la Cámara de Representantes de EE.UU.

Compromiso de EE.UU.

La funcionaria abogó por un “aumento y un refuerzo del compromiso de Estados Unidos con su estrategia a largo plazo en Centroamérica”.

La estrategia estadounidense se basará en la promoción de la prosperidad para hacer que el norte de Centroamérica “sea más atractivo para los inversores internacionales y el crecimiento económico alcance a todos”, e impulsar la gobernanza y la seguridad, explicó.

Jacobson destacó “la necesidad de combatir la corrupción, el crimen organizado y el nepotismo político que afectan a los ciudadanos, los negocios y los Gobiernos” en el norte de Centroamérica y de seguir potenciando la seguridad.

“Decisiones difíciles”

“Pese a los retos graves y complejos que enfrenta, hay razones para ser optimistas respecto al futuro de Centroamérica. Creo que los tres líderes de El Salvador, Guatemala y Honduras están preparados para tomar decisiones difíciles e invertir con sus propios presupuestos en esto”, señaló la funcionaria.

El Congreso no ha aprobado aún la solicitud de US$300 millones para el triángulo norte de Centroamérica que le hizo el Gobierno de EE.UU. hace varios meses.