elnuevodiario.com.ni
  •   Moscú  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El viceministro de Asuntos Exteriores de Rusia, Guennadi Gatílov, aseguró hoy que el cierre en 2015 de la filial rusa de la Organización de Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), anunciado ayer, no tiene ninguna motivación política.

"Se trata de un proceso programado, y en ningún caso hay política ni motivos políticos, ni tampoco novedad" en la decisión del organismo internacional, dijo Gatílov a la agencia rusa Interfax.

Igualmente, la embajadora rusa ante el organismo internacional, Eleonora Mitrofánova, ha motivado el cierre con la mala situación financiera de la UNESCO y ha descartado que la medida tenga que ver con la actual tensión entre Rusia y Occidente.

"A día de hoy los objetivos de la filial moscovita de la UNESCO se han cumplido" y el organismo está inmerso en "la reorganización de su actividad y la reorientación de su trabajo hacia países menos desarrollados y países en transición que ni siquiera tienen comisiones nacionales de la UNESCO", señaló Gatílov.

La ONU ha reducido progresivamente desde mediados de la década del 2000 la presencia de oficinas de las organizaciones de la ONU en Rusia, después de que este país pasara de ser deudor a donante.

Gatílov recordó que desde hace años funciona en Rusia "la comisión para los asuntos de la UNESCO, donde toda una serie de comités trabajan en las principales actividades de la UNESCO (...) y cuentan con todas las posibilidades para cubrir con éxito todas las funciones" del organismo.