•   San Salvador, El Salvador  |
  •  |
  •  |
  • ACAN-EFE

El Embajador de México en El Salvador aseguró hoy que su Gobierno "continúa" trabajando "para esclarecer los hechos y presentar a los responsables ante la justicia sobre los lamentables sucesos ocurridos en el municipio de Iguala en Guerrero".

México se ha planteado "tres objetivos prioritarios" para aclarar lo sucedido en Iguala, que consisten "en la localización de los (43) normalistas desaparecidos; detener a los presuntos responsables de los hechos delictivos contra los normalistas (y) desarticular la estructura delincuencial" implicada en el hecho, agregó la embajada a través de un comunicado.

El boletín fue emitido tras la realización de una marcha de estudiantes y activistas salvadoreños que exigieron hoy justicia para los 43 estudiantes desaparecidos el pasado 26 de septiembre en Iguala.

El documento destaca las acciones que el gobierno mexicano ha realizado hasta la fecha para esclarecer el hecho.


[Te interesa: Revelan horrendo crimen de 43 estudiantes]


Indicó, entre otras cosas, que en 33 días, el gobierno federal ha arrestado al exalcalde de Iguala, José Luis Abarca, y a su esposa, María de los Ángeles Pineda, así como a otras 74 personas vinculadas con el caso, de las cuales 36 son policías municipales (24 de Iguala y 12 de Cocula).

Además, al exalcalde de Iguala se le dictó auto de formal prisión por cuatro delitos graves entre ellos secuestro y homicidio, y se ha detenido al líder del grupo Guerreros Unidos, a su principal operador financiero y a otros miembros de este grupo criminal.

Las fuerzas federales de seguridad, incluyendo a la Policía Federal, la Gendarmería Nacional y el Ejército, han tomado el control de las tareas de seguridad en 15 municipios del estado de Guerrero, agregó.


Los hechos


Los 43 estudiantes de la Escuela Normal Rural de Ayotzinapa en Iguala, estado mexicano de Guerrero, desaparecieron desde el pasado 26 de septiembre.

Según integrantes del cártel Guerreros Unidos, los jóvenes fueron detenidos esa noche por policías en Iguala y entregados a ese grupo criminal, que se encargó de asesinarlos e incinerarlos.

Los policías locales han sido destituidos, sus armas han sido confiscadas y sometidas a análisis de balística y el personal se encuentra en un proceso de reentrenamiento y controles de confianza, destacó la embajada.