• México |
  • |
  • |
  • EFE

El grupo de civiles que encabeza la búsqueda de 43 estudiantes mexicanos desaparecidos hace casi dos meses, aseguró ayer que ha encontrado un cementerio clandestino en la sureña ciudad de Iguala.

El bloque de búsqueda encabezado por familiares de los jóvenes desaparecidos y por la Unión de Pueblos y Organizaciones de Guerrero (Upoeg), halló en áreas aledañas a esta urbe 10 fosas clandestinas, siete con restos óseos y las otras con ropa que tenía sangre impregnada.

“Ni siquiera son fosas clandestinas, hay un cementerio clandestino en Iguala”, dijo a Efe Manuel Vázquez, el abogado de la Upoeg, una agrupación de civiles armados que surgió en enero de 2013 en la región de la Costa Chica de Guerrero para defenderse del crimen organizado.

Se toman Fiscalía

Entre tanto, unos 300 manifestantes, algunos encapuchados, mantuvieron este lunes ocupada por unas cuatro horas la delegación de la Fiscalía General en Guerrero (sur de México) en protesta por la desaparición de los 43 estudiantes.

Los maestros irrumpieron la mañana del lunes en las instalaciones de la Procuraduría General de la República (PGR) en Chilpancingo, capital de Guerrero, a 276 kilómetros de Ciudad de México, y posteriormente se retiraron sin incidentes.

El funcionario precisó que cuando los manifestantes ocuparon las instalaciones salieron casi todos los trabajadores, menos algunos jefes de área, sin que ningún empleado fuera retenido.

Entre los manifestantes había maestros de la Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación en Guerrero (CETEG), que ha participado en otras manifestaciones violentas como la del 13 de octubre pasado, que derivó en el incendio del Congreso estatal.