• Bogotá |
  • |
  • |
  • AFP

La guerrilla FARC liberó este martes a dos soldados en Colombia y pidió al Gobierno la suspensión de los operativos militares para entregar antes del fin de semana a otros tres cautivos, entre ellos un general, requisito oficial para reanudar el proceso de paz.

Paulo Rivera, de 24 años, y Jonathan Díaz, de 23, fueron entregados en la mañana por las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC, comunista) a una misión humanitaria en una zona rural del departamento de Arauca, cerca de donde habían sido capturados en combates el pasado 9 de noviembre.

Santos celebra

Los militares fueron recibidos por miembros del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) y delegados de los gobiernos de Cuba y Noruega, garantes de los diálogos de paz, y tras una breve revisión médica fueron trasladados en helicóptero hasta la localidad de Tame, donde los aguardaban representantes del Ejército y del gobierno.

“Nos alegra que estas dos personas puedan volver pronto a sus hogares, donde los esperan sus familias”, dijo Christoph Harnisch, jefe de la delegación del CICR en Colombia, citado en un comunicado.

En El Carmen de Bolívar, en el norte del país y hogar del soldado Rivera, familiares y amigos estallaron de júbilo al enterarse de la liberación y dijeron que lo esperan con “sancocho de pavo (tradicional caldo de olla con carnes, tubérculos y verduras) y mote de queso (sopa típica costeña)”, sus comidas preferidas.

“Contento, feliz por Paulo, queremos tenerlo ya aquí”, dijo al canal de televisión Caracol su tío, Nelson Rivera, entre risas y llanto.

El presidente Juan Manuel Santos celebró el éxito de la operación. “Esto es un paso importante que demuestra la madurez del proceso de paz”, dijo en un encuentro con líderes regionales en Putumayo (suroeste).

Falta el general

El Gobierno aguarda ahora la liberación del brigadier general Rubén Alzate, el oficial de más alto rango capturado por este grupo insurgente en 50 años, así como del cabo Jorge Rodríguez y de la abogada Gloria Urrego, retenidos el domingo 16 en el departamento de Chocó (oeste), en la costa del Pacífico.

La entrega del general y sus acompañantes, capturados en confusas circunstancias durante un recorrido de civil y sin escoltas en un caserío cerca de la capital regional Quibdó, permitirá que se retomen los diálogos de paz celebrados desde hace dos años en Cuba, interrumpidos por Santos tras las capturas.

Leyenda: