•   Hong Kong  |
  •  |
  •  |
  • AFP

La policía evacuó el miércoles buena parte del campamento instalado por los manifestantes prodemocracia en Mongkok, en la parte continental de Hong Kong, y 116 fueron detenidos.

Cientos de oficiales pertrechados con cascos y bastones se interpusieron para permitir que los obreros desmantelaran barricadas en la espina dorsal del campamento de Mongkok, una larga porción de calle con muchos comercios.

Al cabo de dos horas de operaciones para desmontar barricadas de madera y metal, tiendas y diversos objetos, solo permanecían en el lugar varias decenas de manifestantes.

La situación era de gran tensión. La víspera se produjeron choques entre manifestantes y policías, mientras los obreros despejaban otra calle ocupada de Mongkok.

116 detenidos

Desde el martes, han sido detenidas 116 personas, según un nuevo balance policial. Veinte policías resultaron heridos.

Entre los detenidos figuran los líderes estudiantiles Joshua Wong y Lester Shum, dijeron los manifestantes, que reclaman la instauración de un verdadero sufragio universal. Un empleado de un equipo de televisión también fue detenido, según la asociación de periodistas de Hong Kong.

En Mongkok se encuentra uno de los tres campamentos ocupados desde el 28 de septiembre en la excolonia británica retrocedida a China, junto con los de Admiralty, cerca de la sede del poder, y Causeway Bay, barrio comercial de lujo apreciado por los chinos del continente.

Como la semana pasada en Admiralty, donde fueron evacuadas las inmediaciones de un rascacielos, estas operaciones responden a una orden de expulsión dictada por la justicia a requerimiento entre otras, de empresas de transportes.

Escenario de violencia

Mongkok ha sido escenario de violentos enfrentamientos, entre manifestantes, policías, vecinos hartos y supuestos hombres de mano de las triadas, la mafia china.

“Si perdemos aquí, no nos desmoralizaremos. Podemos ir a otro lugar”, aseguró Kelvin Ng, un manifestante de 21 años.

Los manifestantes, que reclaman la instauración de un verdadero sufragio universal, salieron por millares a las calles de Hong Kong el pasado 28 de setiembre, cuando la campaña en pro de la democracia se aceleró bruscamente. Desde entonces, ha menguado considerablemente el número de manifestantes y el movimiento parece dividido en cuanto a la estrategia a seguir, mientras aumenta a simple vista el hastío de los siete millones de habitantes hartos de los atascos.

Territorio chino dotado de una amplia autonomía, la excolonia británica vive su crisis más grave desde su retrocesión a Pekín en 1997.

Pekín aprobó el principio “una voz, un voto” pero reservó a un comité de grandes electores mayoritariamente favorables al Partido Comunista chino la labor de preseleccionar los candidatos, algo inaceptable para el movimiento prodemocracia.

 

Entre los detenidos figuran los líderes estudiantiles Joshua Wong y Lester Shum, además de un empleado de un equipo de televisión.