elnuevodiario.com.ni
  • Caracas, Venezuela |
  • |
  • |
  • AFP

Al menos 13 reclusos fallecieron y 145 eran atendidos tras intoxicarse con medicamentos, durante una protesta por mejores condiciones en una cárcel del suroeste de Venezuela, donde las tragedias en las prisiones se han vuelto recurrentes.

La intoxicación ocurrió el miércoles en la cárcel de Uribana en el estado Lara, (suroeste) cuando, según un comunicado oficial, los presos que realizan una huelga de hambre asaltaron la enfermería y consumieron medicamentos.

Los reclusos llevaban a cabo la protesta desde el lunes para denunciar lo que califican como tratos inhumanos y violaciones a sus derechos humanos por parte de autoridades penitenciarias.

Al tiempo con la intoxicación en Uribana, la Fiscalía informó de la fuga de 41 detenidos que abrieron "un boquete en las paredes de los calabozos" de un centro de detención provisional en las afueras de Caracas.

Ambos hechos engrosan la lista de incidentes que afectan al sistema penitenciario venezolano, caracterizado por el hacinamiento, denuncias de atropellos a los derechos humanos, corrupción y violencia, impulsado por el tráfico de armas y drogas por parte de mafias y bandas al interior de las cárceles.

Según el ministerio de Asuntos Penitenciarios, los reclusos de Uribana "en situación de insubordinación procedieron a asaltar el puesto de salud e ingresaron violentamente al área de enfermería; asaltaron la farmacia y los talleres, procediendo a ingerir múltiples fármacos", como antibióticos, antiepilépticos, antihipertensivos.

La Fiscalía venezolana designó un equipo de fiscales y expertos en criminalística para investigar la muerte de los 13 reclusos. Un balance previo dado por activistas del Observatorio Venezolano de Prisiones (OVP) llegó a afirmar que eran al menos 21 los fallecidos.