• Chilpancingo, México |
  • |
  • |
  • AFP

Los padres de los 43 estudiantes desaparecidos hace exactamente dos meses después de haber sido atacados por policías y posiblemente masacrados por sicarios se declararon "frustrados, desesperados, pero ante todo molestos con el gobierno", que calificaron de inepto por la falta de resultados en su búsqueda.

"Nos sentimos frustrados, desesperados, pero ante todo molestos con el gobierno, queda clara su ineptitud para encontrarlos", dijo a la AFP Felipe de la Cruz, padre de uno de los jóvenes desaparecidos, la mayoría de entre 17 y 21 años.

"Para nosotros siguen vivos y no descansaremos hasta encontrarlos", añadió este vocero del resto de los padres.

Los padres de familia encabezaron este miércoles un bloqueo que duró siete horas en la autopista que comunica a la Ciudad de México con el turístico puerto de Acapulco para exigir a las autoridades la localización de los jóvenes que desaparecieron en la comunidad de Iguala, Guerrero (sur).

Unas 2.000 personas participaron en el bloqueo a la altura de Chilpancingo -capital de Guerrero-, con la presencia de maestros de la Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación de Guerrero (CETEG) y estudiantes de la escuela rural para maestros de la comunidad de Ayotzinapa a la que concurrían los jóvenes desaparecidos.


[Te interesa: México defiende su “absoluta transparencia” en gestión de estudiantes desaparecidos]


El bloqueo terminó pacíficamente, a diferencia de recientes manifestaciones convocadas por la CETEG que han derivado con el incendio del Congreso de Guerrero y otros edificios públicos de esa entidad.


Refuerzan seguridad en Guerrero


La seguridad de Guerrero fue reforzada este miércoles con el envío de cientos de policías federales y tanquetas antimotines.

El 26 de septiembre los 43 estudiantes desaparecieron tras un ataque de policías corruptos y narcotraficantes después de efectuar una recolecta.

La investigación de la fiscalía, basada en declaraciones de narcotraficantes detenidos, apunta a que los jóvenes fueron masacrados, sus cadáveres carbonizados y los restos arrojados a un río, algunos de los cuales fueron enviados al laboratorio de la universidad austríaca de Innsbruck.

El gobierno, que no ha detenido sus búsquedas en los agrestres alrededores de Iguala, ha dicho que los resultados de los análisis de ADN podrían estar listos en cuestión de "semanas".