• Ciudad del Vaticano, Italia |
  • |
  • |
  • EFE

El papa Francisco viaja mañana a Turquía, con un itinerario marcado por las citas ecuménicas y el diálogo con el islam y que le convierte en el cuarto pontífice que visita ese país.

Con una mínima presencia cristiana -el 99,8 % de sus habitantes son musulmanes- , Turquía da la oportunidad al papa Bergoglio de profundizar en las relaciones con otras iglesias y en el programa destacan los contactos con algunos de sus representantes.

Ya el pasado octubre Bergoglio dijo que su visita a Ankara y Estambul, donde se reunirá con el patriarca ecuménico Bartolomé I, es "una señal del profundo vínculo que une la sede de Roma y la de Constantinopla y del deseo de superar, en el amor y la verdad, los obstáculos que todavía nos separan".

Francisco y Bartolomé I se han reunido en varias ocasiones, ya desde la misa de inicio de pontificado del papa el 19 de marzo de 2013, la primera vez que un patriarca ortodoxo asistía a ese evento desde el Gran Cisma de 1054, que dividió a la Iglesia de Roma de la Ortodoxa.

Ambos se reunieron de nuevo en mayo pasado durante el viaje a Israel y Jordania del papa Francisco y posteriormente en junio en el encuentro por la paz en Tierra Santa, que citó en el Vaticano además a los presidentes de Palestina y de Israel.

El sentido ecuménico, de reconciliación de las Iglesias cristianas y en concreto de la Católica y la Ortodoxa quedó claro con las palabras recientes en Radio Vaticana de Bartolomé I: el viaje es "una señal importante del cariño entre la Iglesia Ortodoxa y Católica".

El viaje, el sexto del papa Francisco, comenzará con la recepción que al pontífice le harán las autoridades turcas, en primer lugar el presidente Recep Tayyip Erdogan, en su nuevo palacio en Ankara, edificio polémico por su coste.