•  |
  •  |
  • AFP

Tres días después del accidente entre dos barcos, que lanzó 10,500 toneladas de crudo al mar en Corea del Sur, miles de soldados y vecinos luchan para frenar el avance del mayor desastre ecológico del país sobre playas y criaderos de mariscos.

El vertido afecta ya de forma considerable a 20 kilómetros de la costa occidental surcoreana bañada por el Mar Amarillo, según las últimas informaciones de la agencia Yonhap, y ha teñido de negro varios conocidos enclaves turísticos y arruinado criaderos de mariscos de la región de Taean.

Varios miles de soldados, policías y voluntarios, se esforzaban el domingo en limpiar las toneladas de crudo llegadas a las costas tras el accidente que provocó la mayor marea negra en la historia del país.

Más de 6,000 personas, 90 barcos y seis aviones fueron movilizados para combatir la marea negra, según las autoridades, y limpiar las más de 10,000 toneladas de crudo ya vertidas al mar por el “Hebeit Spirit”.

Las autoridades decretaron el estado de catástrofe natural en la región de Taean (a 120 km al suroeste de Seúl), que alberga playas turísticas y piscifactorías.

En el mar se instalaron boyas para contener el avance de la napa de petróleo, mientras profesionales y voluntarios intentaban extraer el crudo del suelo colocándolo en baldes.

Las operaciones de bombeo del crudo que albergan las bodegas del petrolero accidentado, que lleva bandera de Hong Kong, evitaron que el buque siga vertiendo petróleo al mar.

“El petrolero ha dejado de verter crudo al mar este domingo”, indicó un guardacostas de Taean. “La limpieza continúa, pero es un trabajo que requerirá tiempo”, añadió.

El petrolero fue golpeado por una barcaza el viernes cuando estaba anclado frente a las playas de Mallipo, a 90 km al suroeste de Seúl.

Tres de los tanques resultaron perforados por la colisión. Dos derramaron el crudo al mar, y, por el contrario, el petróleo que albergaba el tercer tanque fue bombeado entre sábado y domingo.

“La tripulación a bordo del carguero está bombeando crudo del tercer depósito dañado hacia un contenedor en condiciones”, indicó a la AFP un responsable de la guarda costera de Taean.

“La limpieza continúa, pero llevará tiempo”, añadió.

La marea negra llegó el sábado a las costas, y las autoridades temen una catástrofe ecológica al tratarse de una zona turística que alberga un parque nacional marino por el que transitan numerosas especies de aves migratorias, así como piscifactorías.

“Las granjas están muy afectadas por la marea negra. Nadie sabe cuánto tiempo será necesario para volver a la normalidad”, declaró a la AFP el responsable del cantón de Taean, Park Tae-Soon.

El “Hebei Spirit”, de 147,000 toneladas de peso, fue golpeado por una barcaza cuando ésta estaba siendo remolcada por otro navío.

Las primeras investigaciones apuntan a que las cuerdas del remolcador se rompieron a causa del mal tiempo y la barcaza navegó de manera errante hasta chocar con el petrolero.