•   Chilpancingo, México  |
  •  |
  •  |
  • EFE y AFP

Padres de los 43 estudiantes desaparecidos en México encabezaron ayer una manifestación de protesta que derivó en actos de violencia en la ciudad de Chilpancingo, capital del estado de Guerrero.

Unas 300 personas, entre quienes había alumnos de la Escuela Normal Rural de Ayotzinapa, a la que pertenecen los desaparecidos, y maestros de la Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación de Guerrero (Ceteg), hicieron pintas en edificios en la zona sur de Chilpancingo.

Rabia de familiares

Algunos participantes encapuchados, que blandían palos y artefactos incendiarios, quemaron tres autos de la Fiscalía estatal y destruyeron otros 20 vehículos.

Durante la protesta, la madre de uno de los desaparecidos declaró por altavoz que este es el inicio de “otra lucha” más intensa y advirtió que si no les regresan vivos a sus hijos, van a continuar los ataques.

Felipe de la Cruz, portavoz de los padres, dijo que la protesta refleja la rabia de las familias que no han recibido respuesta sobre el destino de sus hijos, desaparecidos el 26 de septiembre pasado en Iguala a manos de policías e integrantes del crimen organizado.

2 años de Peña Nieto

A su vez, los maestros de la Ceteg advirtieron que emprenderán acciones más radicales hasta que aparezcan con vida los 43 estudiantes, y aseguraron que no tienen temor a represalias de las autoridades.

El presidente de México, Enrique Peña Nieto, cumplió este lunes dos años de gobierno en su momento más complicado, con una pronunciada caída en su popularidad y miles de personas marchando en la capital por la desaparición de los 43 estudiantes.

Horas antes del inicio de marchas en decenas de ciudades, Peña Nieto envió al Congreso su anunciado paquete de reformas en materia de seguridad para hacer frente al crimen organizado y su profunda infiltración en policías y autoridades mexicanas, que volvió a quedar en evidencia con la desaparición de 43 estudiantes en Iguala (Guerrero, sur).

“Lo ocurrido en Iguala está claro que marca un antes y un después (...) Evidenció la debilidad institucional para hacer frente al crimen organizado, hoy en mayor número, armas y capacidades de fuerza de las del pasado”, reveló el mandatario durante un acto público en el estado de Chiapas (sureste).

Entre las propuestas del presidente al Congreso se encuentra una reforma constitucional para reemplazar a los más de 1,800 cuerpos de policía municipal, de quienes dijo que “con facilidad pueden ser corrompidos” por fuerzas únicas de cada uno de los 32 estados.

Disolver ayuntamiento

Otra de las iniciativas permitiría al gobierno federal disolver cualquier ayuntamiento cuando haya “indicios suficientes” de infiltración del crimen organizado.

Los estudiantes que desaparecieron en Iguala la noche del 26 de septiembre fueron primero atacados por policías locales, que presuntamente obedecían órdenes de su alcalde, acusado de trabajar para el cártel narcotraficante Guerreros Unidos.