elnuevodiario.com.ni
  •   Washintong, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Ashton Carter sigue en la carrera para relevar a Chuck Hagel al frente del Departamento de Defensa de EE.UU., tras la renuncia de hoy de Michele Flournoy, su más fuerte competidora, quien argumentó su decisión en "motivos familiares".

Nada más al conocerse la renuncia de Hagel, anunciada oficialmente por el presidente Barack Obama tras las primeras filtraciones en la prensa, comenzaron a sonar los nombres de Carter y de Flournoy.

Sin embargo Michele Flournoy, jefa de política del Pentágono de 2009 a 2012, se apartó hoy de la carrera para liderar el Departamento de Defensa.

Flournoy comunicó al presidente que por "motivos familiares" considera que este no es el momento de volver al Gobierno, explicó en una carta a la que tuvo acceso la revista Foreign Policy.

La misiva estaba dirigida a su equipo en el Center for a New American Security, el centro independiente de análisis político que dirige actualmente.

No obstante, la política, de 53 años, está muy bien posicionada para convertirse en la primera mujer al frente del Pentágono si los demócratas conservan la Casa Blanca en 2016, especialmente en una eventual presidencia de Hillary Clinton, explicaron fuentes gubernamentales al diario Politico.

También se habló del senador demócrata Jack Reed (Rhode Island), pero un portavoz aclaró enseguida que el legislador no quiere ser considerado como candidato a dirigir el Pentágono o cualquier otra cartera del Gobierno de Obama.

Carter ya estuvo en las quinielas cuando Obama nominó en enero de 2013 a Hagel para tomar las riendas del Pentágono en sustitución de Leon Panetta, que decidió retirarse para volver a su California natal.

Historia

Carter, de 60 años, fue el "número dos" del Pentágono entre octubre de 2011 y diciembre de 2013, cuando renunció alegando razones personales y porque, al parecer, se sentía incómodo a las órdenes de Hagel, dadas sus aspiraciones de dirigir esa cartera.

Antes de conocerse las intenciones de Flournoy, expertos y periodistas coincidieron en que los dos candidatos "han crecido" profesionalmente en el Pentágono y cuentan con apoyo dentro de esa institución, algo que no ocurría en el caso de Hagel, exsenador republicano por Nebraska y veterano de la guerra de Vietnam.

Como recordó este lunes Obama, Hagel llegó al Pentágono en febrero de 2013, en un momento "de transición", con la tarea de gestionar la retirada de las tropas estadounidenses de Afganistán, que debe culminar a finales de año, y el recorte del presupuesto gubernamental para defensa.

[Te interesa: Obama “saca” al jefe del Pentágono]

En el camino, la crisis con Rusia por el conflicto en Ucrania y el ascenso del EI pusieron a prueba su liderazgo, a lo que se sumó, además, la dificultad de Hagel para conectar con el círculo de asesores más cercanos a Obama.

En un momento de guerra abierta contra los yihadistas, con ataques aéreos en Irak y Siria ejecutados por una coalición internacional liderada por EE.UU., Obama cree necesario otro tipo de liderazgo en el Pentágono y así se lo hizo saber a Hagel, cuya salida fue de mutuo acuerdo con el presidente, según la Casa Blanca.

Además, Hagel cuestionó recientemente que la estrategia actual de EE.UU. en Siria haya permitido al presidente Bachar Al Asad retener el poder, en un memorando dirigido a la principal asesora de seguridad nacional de Obama, Susan Rice.

Hubo tensiones también sobre Guantánamo, ya que la Casa Blanca presionó durante todo este año a Hagel para que agilizara el cumplimiento de las directivas presidenciales emitidas para reducir gradualmente el número de presos que alberga esa cárcel ubicada en una base militar en Cuba.

Rice llegó incluso a pedir a Hagel que le informara de los "avances" en esas transferencias de presos "cada dos semanas", según altos funcionarios citados bajo anonimato por el diario Politico.

Obama y Hagel, que seguirá en el cargo hasta que se designe a su sustituto, se hicieron amigos cuando ambos eran senadores y coincidieron en el rechazo a la guerra en Irak iniciada por el expresidente George W. Bush.

La "decisión" de dejar el Pentágono "no es fácil para él, pero me considero muy afortunado de haberlo tenido como secretario de Defensa", resumió este lunes el presidente.