elnuevodiario.com.ni
  •   La Habana, Cuba  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El Gobierno de Colombia y las FARC cerraron este martes una reunión sin consenso para retomar el proceso de paz, que quedó al borde del naufragio por la captura de un general --ya liberado por los rebeldes--, pero seguirán dialogando este miércoles.

Las delegaciones del Gobierno y de la guerrilla, encabezadas por Humberto de la Calle e Iván Márquez, conversaron durante más de cuatro horas sobre las condiciones para retomar el proceso de paz, que durante dos años avanzó a paso firme --aunque lento-- hasta que las FARC capturaron al general Rubén Alzate y sus dos acompañantes, el 16 de noviembre, a los que liberaron hace dos días.

“No hay decisiones de fondo ni resoluciones” al término de esta sesión a puertas cerradas, que se desarrolló “de manera muy normal y respetuosa”, dijo una fuente del equipo del Gobierno, a la AFP.

Después de liberación

Esta reunión, la primera entre ambas delegaciones en un mes, se efectuó un día después de que el general Alzate pidiera su baja del Ejército y admitiera que se equivocó al aventurarse sin escolta en una remota zona selvática controlada por la guerrilla.

Para retomar las negociaciones el presidente Juan Manuel Santos exigía la liberación del general, de la abogada Gloria Urrego y del cabo Jorge Rodríguez, lo que ocurrió el domingo cuando los rebeldes los entregaron a delegados del Comité Internacional de la Cruz Roja y de los garantes del proceso de paz, Cuba y Noruega.

Cinco días antes las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), la mayor guerrilla de ese país, habían liberado a otros dos soldados capturados en otra zona.

“No creo que el caso del general haya dejado gravemente herida la mesa de negociaciones”, afirmó Santos.