elnuevodiario.com.ni
  •   Washington, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Estados Unidos reafirmó este lunes su determinación a no pagar jamás un rescate para hacer liberar a sus nacionales secuestrados.

Esto llega dos días después de la operación fallida que tuvo lugar el sábado en Yemen para rescatar a un estadounidense y un sudafricano detenidos por Al Qaida y que murieron durante la actuación.

La diplomacia estadounidense es cuestionada con regularidad sobre su política de firmeza ante la toma de rehenes.

Washington rechaza negociar con "organizaciones terroristas", al contrario que otros países, sospechosos de pagar rescates por la liberación de sus residentes.

Frente a la multiplicación de raptos de estadounidenses y los asesinatos de algunos de ellos por el grupo Estado Islámico (EI), el Departamento de Estado recordó este lunes que el presidente Barack Obama había ordenado hace algunos meses una revisión completa de la política del gobierno sobre estos casos, dijo su portavoz, Jennifer Psaki.

"Pero la cuestión de los rescates no forma parte de esta revisión" subrayó.

"El gobierno de Estados Unidos, conforme a una política de hace mucho tiempo, no hace ninguna concesión a los secuestradores, por la simple y buena razón de que todos los estadounidenses en el extranjero correrían más riesgos de rapto. Y pagando los rescates, sostendríamos a las organizaciones terroristas que justamente intentamos destruir", explicó Psaki.

Pocas voces se alzan en Estados Unidos contra esta política.