•   México  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Cientos de maestros e integrantes de organizaciones sociales tomaron ayer la sede del Instituto Nacional Electoral, INE, en el Estado mexicano de Guerrero, en rechazo a la desaparición de 43 estudiantes de magisterio, de Ayotzinapa.

Con pancartas con mensajes de “Ayotzinapa sigue presente” los manifestantes cubrieron la fachada de las instalaciones del INE en la ciudad de Chilpancingo, y advirtieron que no permitirán el desarrollo de las elecciones de 2015 en ese Estado.

Durante el mitin, integrantes de la Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación de Guerrero, Ceteg, cerraron simbólicamente con un candado la puerta principal de las instalaciones del INE.

Los manifestantes afirmaron que al impedir las elecciones evitarían que esa entidad siga registrando casos como el de la ciudad de Iguala, donde autoridades en complicidad con el crimen organizado desaparecieron a los estudiantes.

El próximo 7 de junio de 2015, México vivirá el que es considerado uno de los mayores procesos electorales de su historia, con la renovación de 500 diputados federales, los gobiernos de nueve Estados y 1,532 cargos locales.

FUERON QUEMADOS

El panorama de las elecciones se ensombreció por la desaparición de los 43 estudiantes el pasado 26 de septiembre, luego de un ataque de policías corruptos de los municipios de Iguala y Cocula, que los entregaron a integrantes del cártel Guerreros Unidos.

Al momento han sido capturadas 80 personas relacionadas con el hecho, en el que además de los desaparecidos murieron seis personas y 25 resultaron heridas.

Entre los implicados capturados se encuentran el exalcalde de Iguala, José Luis Abarca y su esposa María de los Ángeles Pineda, acusados de vínculos con Guerreros Unidos y como autores intelectuales de la desaparición.

Testimonios de tres de los detenidos aseguran que los jóvenes fueron asesinados e incinerados en un vertedero de Cocula.

Dicha versión cobró mayor fuerza este fin de semana después que estudios de ADN realizados por la Universidad de Innsbruck, en Austria, y forenses argentinos, corroboraron que restos hallados en este lugar corresponden al estudiante de Ayotzinapa, Alexander Mora Venancio.