elnuevodiario.com.ni
  •   Washintong, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Las torturas utilizadas por la CIA en sus interrogatorios después de los atentados del 11-S "no fueron una forma eficiente de adquirir información precisa u obtener la cooperación de detenidos", afirma un informe del Senado estadounidense. Esta es la primera de una lista de 20 conclusiones publicadas este martes y detalladas a continuación:

1/ La utilización de técnicas agresivas de interrogatorio no fue una forma eficiente de adquirir información precisa u obtener la cooperación de detenidos.

2/ La justificación por parte de la CIA de la utilización de estas técnicas agresivas de interrogatorio está basada en afirmaciones inexactas en cuanto a su eficacia.

3/ Los interrogatorios de detenidos de la CIA fueron brutales y mucho peores de lo que la CIA había descrito a los legisladores.

4/La condiciones de encarcelamiento de los detenidos de la CIA eran más duras de lo que la CIA había descrito a los legisladores.

5/ La CIA brindó de forma repetida informaciones inexactas al departamento de Justicia, trabando la posibilidad de hacer un análisis jurídico correcto del Programa de Detención e Interrogatorio de la CIA.

6/ La CIA evadió activamente o bloqueó el control por parte del Congreso de este programa.

7/ La CIA bloqueó el control y el proceso de decisión de la Casa Blanca.

8/ La puesta en práctica y la gestión de este programa por parte de la CIA complicó y en ocasiones bloqueó las tareas de seguridad nacional de otras agencias.

9/ La CIA bloqueó la supervisión por parte de la Oficina del inspector general de la CIA.

10/ La CIA coordinó la difusión de informaciones secretas a los medios, incluidas informaciones inexactas sobre la eficacia de las técnicas agresivas de interrogatorio.

11/ La CIA no estaba preparada cuando inició el programa de detención e interrogatorios, más de seis meses después de haber sido autorizada a detener personas.

12/ El programa de detención e interrogatorios estaba mal instrumentado y mal dirigido todo el tiempo, pero principalmente entre 2002 y a inicios de 2003.

13/ Dos psicólogos externos concibieron las técnicas agresivas de interrogatorio de la CIA y jugaron un papel central en la puesta en práctica, estimación de la gestión (del) programa. (...) En 2005, la CIA había subcontratado la mayoría de las operaciones del programa.

14/ Los detenidos de la CIA fueron sometidos a técnicas de interrogatorio coercitivas que no habían sido aprobadas por el departamento de Justicia o autorizadas por la dirección de la CIA.

15/ La CIA no llevaba un registro completo o exacto de los individuos que detenía, y mantuvo personas que no cumplían los criterios para estar detenidos. Las afirmaciones de la CIA sobre el número de detenidos y de quienes fueron sometidos a sus técnicas agresivas de interrogatorio eran inexactos.

16/ La CIA no logró evaluar correctamente la eficacia de sus interrogatorios agresivos.

17/ La CIA raramente amonestó o responsabilizó a su personal por graves y significativas violaciones, actividades inapropiadas o errores en la gestión de personal en general.

18/ La CIA dejó de lado o ignoró numerosas críticas internas y objeciones respecto a la puesta en práctica de la gestión del programa de detención e interrogatorios.

19/ El programa de la CIA (...) no era viable intrínsecamente y efectivamente terminó en 2006, luego de revelaciones en la prensa, una reducción de la cooperación de otros países, y preocupaciones de orden jurídico.

20/ El programa de la CIA (...) afectó la reputación de Estados Unidos en el mundo, y engendró costos adicionales importantes, de orden financiero y no financiero.