elnuevodiario.com.ni
  •   Roma  |
  •  |
  •  |
  • EFE

La directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde, mantuvo hoy sendos encuentros con el primer ministro de Italia, Matteo Renzi, y posteriormente con el Papa Francisco.

Después de participar el martes en la inauguración del año académico de la universidad Luigi Bocconi de Milán (norte), Lagarde viajó a Roma para mantener un encuentro con Renzi en el palacio Chigi, sede de la presidencia del Gobierno.

En el acto de la prestigiosa universidad milanesa, la dirigente del FMI encomió la reforma laboral de Renzi, que entre otras cosas facilita el despido y simplifica el modelo de contrato, y animó al Gobierno de Italia a reformar además los sectores judicial y bancario.

En la reunión de este miércoles, según los medios locales, Lagarde instó a Renzi, presidente de turno de la Unión Europea (UE), a "invertir en crecimiento".

"Si incluso el FMI, que no es precisamente una sección del Partido Comunista en Washington, pide a Europa invertir en crecimiento, los socios europeos deberían plantearse algunas preguntas", dijo Renzi en declaraciones recogidas por los medios.

La flexibilidad es una de las reivindicaciones que el líder socialdemócrata italiano dirige frecuentemente hacia Bruselas, ya que es partidario de exceder los límites del Pacto de Estabilidad en determinados sectores para emprender medidas dirigidas a impulsar el crecimiento en la UE.

La Santa Sede informó por su parte de que Lagarde mantuvo una reunión con el papa Francisco en una sala adyacente al aula Pablo VI de la Ciudad del Vaticano, tras la audiencia general que cada miércoles el pontífice preside en la plaza de San Pedro.

El papa es una de las voces más críticas con el sistema económico actual, un modelo no solo "injusto" sino que "mata" porque "predomina la ley del más fuerte", según refirió en su primera exhortación apostólica "Evangelii Gaudium" (La alegría del Evangelio) publicada en noviembre de 2013.