•   Washington, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • EFE y AFP

Las heridas siguen abiertas y el debate es álgido. Trece años después del 11 de setiembre, EE.UU. sigue siendo sacudido por la controvertida herencia de su ‘guerra contra el terrorismo’: desde qué hacer con los presos, hasta cómo impedir que se repitan las torturas.

Las explosivas revelaciones del documento publicado el martes por el Senado, que ha causado conmoción a nivel mundial, recuerdan que Estados Unidos está lejos aún de pasar la página de ese episodio, mientras se discute la permanencia del remanente de tropas en Afganistán o Irak e incluso la pertinencia de enviar a soldados sobre el terreno para combatir a los yihadistas del grupo Estado Islámico.

“No se trata de nuestros enemigos, se trata de nosotros. Se trata de lo que hemos hecho, lo que somos y lo que queremos ser”, señaló en una dura crítica el senador republicano John McCain, de 78 años.

Alemania consternada

Alemania se mostró ayer consternada tras conocerse las torturas practicadas por la CIA para obtener información de supuestos terroristas, método que calificó de “grave error”.

En una entrevista a la cadena N24, la canciller alemana Angela Merkel dijo estar sorprendida por la dimensión de las torturas cometidas por agentes por la CIA tras los atentados del 11-S y desveladas ayer en un informe del Comité de Inteligencia del Senado de Estados Unidos.

“No, no lo esperaba”, respondió la canciller a la pregunta de si se imaginaba tales excesos, y dijo sentirse “igual de consternada que muchos estadounidenses”.

El presidente de Afganistán, Ashraf Gani, condenó de manera firme las torturas de la CIA y dijo que estaba “conmocionado” por el documento que, aseguró, ha leído “línea por línea”.

Impunidad

La Comisión Europea (CE) consideró un “paso positivo” la publicación del informe e instó a que no se vuelvan a producir esos métodos y a que los malos tratos sean erradicados.

Entre tanto, la organización Amnistía Internacional (AI) afirmó que las torturas practicadas por la CIA ponen de manifiesto la impunidad de las violaciones de los derechos humanos en nombre de la “seguridad nacional”.

Polonia investigará

La Fiscalía polaca encargada de investigar la existencia de prisiones secretas de la CIA en el país, pedirá al Senado de Estados Unidos el informe presentado sobre las torturas a sospechosos de Al Qaeda, informaron las autoridades polacas.

Por su parte, el presidente estadounidense, Barack Obama, señaló que “hay controversia respecto a algunos detalles (del informe), pero lo que no es controvertido es el hecho de que hicimos algunas cosas que transgredieron lo que somos como pueblo”.

“Así no es cómo los estadounidenses deben comportarse. Nunca”, considera el Washington Post en su editorial de ayer, titulado “Los horrores en calabozos de EE.UU. que nunca debieron haber ocurrido”.

"Lo que no es controvertido es el hecho de que hicimos algunas cosas que transgredieron lo que somos como pueblo”.  Barack Obama,  presidente de EEUU.