• Ciudad de México, Mexico |
  • |
  • |
  • EFE

Un grupo de científicos mexicanos aseguró ayer que la versión de la Fiscalía del país sobre la cremación de los 43 estudiantes desaparecidos en el sureño estado de Guerrero el pasado 26 de septiembre “no tiene ningún sustento en hechos y/o fenómenos físicos, químicos o naturales”.

En una rueda de prensa, Jorge Antonio Montemayor, investigador del Instituto de Física de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), explicó que las pruebas que mostró la Fiscalía demuestran que “los huesos sufrieron una cremación a alta temperatura en un crematorio moderno”.

El titular de la Procuraduría General de la República (PGR, Fiscalía), Jesús Murillo, anunció el reciente 7 de noviembre en una rueda de prensa que los estudiantes fueron asesinados y quemados, de acuerdo con el testimonio de tres de los 80 detenidos por el caso.

Según esta versión, policías municipales capturaron a los estudiantes en la ciudad de Iguala y los entregaron a miembros del cártel Guerreros Unidos, quienes los quemaron --algunos incluso estando vivos-- en una pira que ardió durante unas 14 horas en un basurero de Cocula, en el estado de Guerrero.

Señalan inconsistencias

Si la hoguera se hubiese formado con leña, habrían sido necesarias unas 33 toneladas de troncos, lo que supondría una mayor premeditación e implicaría preguntarse dónde se compró tal cantidad, señaló Montemayor, tras hacer un análisis de lo presentado por la PGR.

El área donde presuntamente se produjo la cremación no cuenta con las dimensiones suficientes para quemar con leña 43 cadáveres, que serían de 18 metros de ancho por 26 metros de largo y, además, en el caso de que hubiese sucedido, “tendría que haber trazas de troncos en el lado de caída del vertedero”, apuntó.

Asimismo, “la hipótesis de mezcla de combustibles entre llantas y leña encontrada en el sitio produciría un escenario casi de fuego de llantas, con una columna de humo visible desde varios kilómetros”, indicó.

Según Montemayor, esa hoguera hubiese dejado “residuos en forma de charcos de llantas derretidas y casi mil rollos de alambre de acero”.

Tras la supuesta cremación, los restos de los estudiantes habrían sido arrojados al río en bolsas de basura, según las declaraciones de tres autores confesos. El pasado domingo, la Fiscalía indicó que el ADN extraído de uno de los restos óseos encontrados por las autoridades y entregados para su análisis a la Universidad de Innsbruck (Austria) corresponde a Alexander Mora, uno de los 43 estudiantes desaparecidos.

Denuncian hostigamiento

Familiares de los 43 estudiantes que desaparecieron en septiembre pasado en el sur de México denunciaron ayer un “hostigamiento por parte del Estado” hacia todas las organizaciones que les brindan su “apoyo solidario”.

En una conferencia de prensa, señalaron que las autoridades están ejerciendo actos represivos, como el intento de secuestro el 8 de diciembre de un estudiante de preparatoria en la zona residencial de Coyoacán, quien recibió “golpes y amenazas” por participar en manifestaciones en apoyo a la aparición con vida de los alumnos de la Escuela Normal Rural de Ayotzinapa.

Con esto, el Gobierno les envió un mensaje: “Que paremos si no queremos que corra ahora nuestra sangre”, afirmó una de las familiares, advirtiendo que este acto no les va a amedrentar, sino a “fortalecer más”.

“El mismo Gobierno tiene miedo de lo que pueda suceder, nos están cortando el derecho de manifestación; no tengamos miedo”, prosiguió.

Niegan manipulación

“Lo peor que podemos hacer es callar, si lo hacemos estamos manteniendo la corrupción y el hostigamiento, y van a seguir creciendo”, expresó.